El fenómeno Acuña

*Por: CRISANTO GÓMEZ, Fidel

César Acuña construyo su propio cuento, se hizo empresario de la educación, millonario, político y su sueño grande, es llegar a la Presidencia de la República del Perú. Nos guste o no, es un emprendedor que no solo sabe guardar sus millones de soles, sino que también, hace política pública-privada con ella.

César Acuña es un “cholo power” que se impuso a su color, tamaño, origen y todo el racismo abierto y encubierto entre nosotros, “que no lee, que no sabe hablar, que no termino su primaria, que sus grados y títulos son bambas, que es un lobo vestido de oveja (como dice su ex –esposa) que no leyó bien su propio discurso en el CADE”. Pero como él muy bien lo sabe, eso no interesa a la gente, porque tampoco la gente está en esa onda.

Antes que aparezca en la escena electoral, muchos miraban al gringo PPK como “el mal menor”, ahora que Acuña está en la escena electoral, el voto antisistema, duro, que no cree ni en Dios ni en el diablo, y que sobrepasa el 36%, empiezan a guiñar el ojo derecho o izquierdo al “cholo power”, él como el resto de candidatos ofrecen de todo.

¿César Acuña se convertirá en el mal menor, para jalar los votos que no creen en nada ni en nadie?, eso está por verse. El, no solo arrebató el sólido norte del Apra hace casi diez años, sino que aprendió a hacer política para ganar. Antes de su triunfo en Trujillo, el Apra era el poder “omnipresente” en la administración pública local y regional. Muchos que no eran apristas y aquellos que si lo eran, pero jamás se les dio espacio social, se unieron al “mesías cholo” para derrotar el poder político del Apra en Trujillo. Hechos como esto se repiten en la historia peruana.

Todos queremos tener “plata como cancha”, de manera lícita o ilícita, así que dejémonos de hipocresías. El regalar cosas y hasta plata en campaña local, regional y nacional, no es novedad, se practica casi siempre, y los que tienen plata lo hacen, no importando a qué grupo político pertenezcan: pollitos, polos, tubos y un largo etcétera.

César Acuña Peralta, nos cuenta; “En la década del 80’ jamás pensé entrar en política”, pero recuerdo que cuando la Izquierda Unida se partió en dos, un César Acuña, estaba con la Izquierda Socialista de la línea de Enrique Bernales, claro que por aquel entonces, ese señor, llamado César Acuña, no tenía una gran logística y tampoco los estrategas y la plata que se necesita para ser autoridad política en el Perú.

Finalmente, quiero pecar de “brujo”: habrá segunda vuelta, este suceso lo determinaremos nosotros, y en la segunda vuelta, sabe Dios, quién ganará.

  • Antropólogo Social. Maestría en Gestión Pública. Candidato al Título de Doctor en Gestión Pública y Gobernabilidad, fidelcrisanto@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *