¿En verdad cumplió su ciclo la revista QUEHACER?

Quehacer [540x350]
Por: Percy J. Paredes Villarreal

Corrían los fines del mes de Julio de 1986; el País era conducido por el Gobernante Aprista Alan García Pérez, quién había ordenado a las Fuerzas Armadas, develar el motín ocasionado por los presos terroristas de Sendero Luminoso; lo cual, todos sabemos las consecuencias de ese enfrentamiento. En aquel entonces, mi interés por conocer y saber más sobre esa situación me llevo a comprar una serie de información escrito como: Diarios y Revistas, provenientes de la ciudad de Lima y que circulaban en la ciudad de Trujillo.

Recuerdo que, al costado de lo que fue anteriormente el Cine “Ideal”, había una señora que tenía su puesto de periódicos, vendía diarios y revistas. Revisando y mirando lo que tenía ese puesto de periódicos, pude visualizar una revista de color negro con una foto en el centro de un cementerio lleno de cruces, llamado “QUEHACER”, el cual me llamó la atención y lo compre sin dudarlo.

Era la primera vez que compraba una revista de esa naturaleza pero mi interés por indagar y conocer más sobre este hecho que conmociono al país, me llevó a adquirirlo. El nombre también me parecía interesante, ya que muchos jóvenes en aquellos tiempos estábamos influenciados por las ideologías marxistas, leninistas, maoístas, socialcristiana, democratacristiano, liberalistas, etc.; al cual escuchar o leer el título de la revista, estaba relacionado a un libro que escribió Lenin, me imaginaba que era una revista con esa tendencia, pero al leer me di con la sorpresa que era todo diferente.

En aquellos tiempos de estudiante, viajaba diariamente del Valle Chicama a Trujillo y viceversa; mis padres me daban dinero para mis pasajes y alimentación, pero a veces trataba de ahorrar y de esa manera poder comprar la revista que salía bimestralmente; posteriormente, fue trimestralmente, y en este últimos año ha salido en dos ocasiones.

Al leer esta revista me impacto y me impresiono mucho, ya que era una revista con temas diferente a lo que estábamos acostumbrado leer; con una redacción sencilla y agil, para que cualquier persona de diferente nivel educativo y cultural pudiera leer; era una revista con más textos que fotos, y con una diversidad de temas que iban desde lo coyuntural y político, económico, laboral, educativo, lo cultural, internacional, etc.

Desde aquel momento, comencé a comprar esta revista, y he seguido de cerca esta producción hasta la fecha; a veces he tenido que ir hasta la ciudad de Lima para comprar la revista por que en algunas ocasiones se terminaba en Trujillo o a veces no llegaba. Del mismo modo, recuerdo que cuando estaba en el extranjero estudiando, mandaba dinero a mis familiares para que compraran la revista y me lo remitieran; de esa manera podía seguir de cerca la situación política, económica y social del país.

“Quehacer”, “Cuadernos Laborales”, “Debate Agrario”, “Ideele” y “Actualidad Económica”, eran publicaciones mensuales y bimestrales, con un referente y orientación política de Izquierda; las cuatro últimas, se fueron extinguiendo conforme pasaba los años, debido a la falta de financiamiento y presupuesto. Solamente quedaba “Quehacer” en el mercado y de preferencia se encontraban en algunos quiscos; y en Trujillo, considero que éramos pocos los que comprábamos esta revista; pero se agotaba en esta ciudad.

Algunos éramos tildados de reformistas y derechistas, al vernos con esta revista; pero no les hacía caso. Del mismo modo, en la universidad, era el único que en mi facultad compraba esta revista, la información que nos proporcionaba me servía para realizar mis trabajos, así como también para generar discusión y debate dentro del aula como fuera de ella.

En mi biblioteca, siempre tengo estas revistas en forma ordenada y seguida; he podido mantenerlo y adquirirlo permanentemente; porque desde la primera vez que compre el número 48 de la revista, pude identificarme con dicha publicación, hasta la fecha.

A mi entender, es una revista muy interesante con temas nuevos en cada número; con una diversidad de autores especialistas en la materia que se aborda; y que escriben desde diferentes perspectivas.

El Creador de esta revista fue Henry Pease, un democratacristiano, que en aquel entonces fue director de Desco, y planteo en el año de 1979 crear una revista. “Estábamos a finales de la década de los años 70, cuando a Henry Pease se le ocurrió la idea de fundar una revista de actualidad política, social y cultural, que acompañase al movimiento social peruano. Desde los años 60 había en el Perú una izquierda en actividad que llegó a ser considerada, en los años 80, como la más sólida, influyente y extendida de América Latina. En la concepción de Henry Pease, la revista debía dar fe de ese movimiento y, en alguna medida, comprometerse con él, guiarlo y llegar al poder, Henry Pease no era un revolucionario. Él era un político. No creía en los medios subversivos para alcanzar el poder. Venía de las filas de la Democracia Cristiana y su filiación con el cristianismo fue más fuerte que las posteriores ideas marxistas que leyó más con vocación académica, con la que no llegó a identificarse plenamente. La revista sería la voz de la izquierda… Quehacer si se veía así misma como la revista de la izquierda. De una izquierda que realmente existía y que necesitaba de un órgano que no fuese un vocero partidario, tampoco una revista de ONG y, menos aún, un boletín o un panfleto de una de las diversas facciones de la izquierda”. (Abelardo Sánchez León, 2014:11).

Como dice Mariza Glave, en este último número de la Revista: “En su primer número, Quehacer señala que intenta ofrecer un punto de vista forjado en el diario estudio del Perú y en el acompañamiento permanente de las experiencias de su pueblo, que lucha por la transformación cotidiana del orden establecido”. Con esta apuesta, Quehacer, busca dirigirse a aquellos que optan por la causa popular.

La revista nace entonces con el compromiso de ayudar a entender el Perú, sus problemas, los procesos sociales y políticos por los que atraviesa, así como promover una discusión lo más amplia posible sobre las alternativas viables que sirvan para, como ella sostiene, la liberación del pueblo peruano. La revista nace con un público objetivo definido, se dirige a actores comprometidos con una causa. Busca entonces convertirse en un instrumento útil para una acción concreta realizada por actores específicos. Quehacer tenía una razón de ser.” (2014:51)

Y es que, esta revista ha tenido un enfoque claro de la coyuntura política y de los diversos temas que ha venido abordando, dentro de la perspectiva de izquierda, convirtiéndose en una orientación para la clase política de izquierda y para muchos intelectuales, profesionales o especialistas en temas de su interés.

Han transcurrido más de 35 años, en que DESCO y los propios encargados de producir esta revista, han decidido decir hasta aquí nomas. Es como decir que Henry se va de este mundo llevando a la Revista que el fundo y condujo por muchos años. Es verdad que uno de los graves problemas que ha tenido la revista ha sido su financiamiento o los recursos económicos para que puedan salir al aíre; ya que, en ningún momento han querido ni han permitido colocar dentro de sus páginas publicidades para de esa manera poder sostenerse.

Del mismo modo, el tiraje y su distribución, así como la venta en estos nuevos tiempos, donde encontramos otros tipos de lectores y de medios de comunicación escrita basados en el marketing, en las imagines, que en los mensajes y en los contenidos. Estamos, en lo que Vargas Llosa nos decía en su libro “La Civilización del Espectáculo”, que ahora predomina el escándalo, la difusión de la vida privada de las personas, el marketing; que lo cultural y educativo. Por lo tanto, Quehacer no encaja en esta nueva época.

No podemos decir nada, ya que es una decisión institucional; pero, a nosotros que somos amantes de la lectura, del acontecer político, social, cultural, etc.; no tendremos ningún medio para poder disfrutar de los temas que siempre hemos leído en los números de quehacer.

Como decía el Chapulín Colorado: “y ahora quien nos podrá defender”, de esta arremetida de la información desinformada, de la falta de seriedad en el manejo de los temas y de los enfoques posmodernistas del acontecer diario.

Gracias QUEHACER, por haberme ilustrado y brindado los conocimientos y la información de la coyuntura política, de los temas sociales, de los aconteceres culturales, de la realidad económica, y de la situación internacional, que en sus páginas nos brindaba cada vez que salía al mercado y era una obligación comprarlo. Como dicen algunos intelectuales y políticos: ahora tenemos que ir al internet para poder informarnos de lo que acontece en el país y en el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: