De los movimientos independientes a los partidos perdidos

*Por: CRISANTO GÓMEZ, Fidel

Cuando los “partidos políticos” entraron en crisis en la década de los 90’, sabíamos que era “saludable” en esa coyuntura social, el tema de la movilidad interna, solo era permitido si los “dinosaurios” lo permitían, muchos que habíamos sido formados en “escuelas” vimos como una oportunidad de construir la vanguardia, sin embargo nos dispersamos y cada uno tomo su rumbo. No fue nada fácil construir “movimiento independiente”, aparecieron muchos en cada región del Perú, lo que ayudo definitivamente, fue la Ley de Descentralización que permitió fortalecer los espacios regionales y locales. Los partidos políticos “pecaron de soberbios” y este fue el principio de su fin. Mucha gente comenzó a dejar sus “partidos políticos”, y se unieron a los movimientos independientes, que inclusive hubo quien investigue académicamente: desde el movimiento “Obras” (1,989) de Ricardo Belmont, Alberto Fujimori con “Cambio 90” y el fenómeno 2,002, 2,006 y 2,014.

 A Mauricio Zavaleta, autor de “Coaliciones Independientes” le preguntaron. ¿Por qué es tan difícil para las ‘figuras’ regionales dar el gran salto a la política nacional?, este respondió, me parece que parte de esto tiene que ver con el Congreso, un espacio que creo te termina consumiendo políticamente. La mayoría no se reelige. Tenemos una tasa de reelección muy baja en relación a América Latina. Además, tampoco tenemos un Senado. No tenemos un Congreso bicameral que te haga pasar quizás de una presidencia regional al Senado y de ahí a la presidencia. Además, me parece que ciertos liderazgos regionales se trataron de hacer desde el premierato y te hablo de Yehude Simon y César Villanueva. Ambos fracasaron. El primero por un conflicto social y otro por la falta de respaldo del presidente. Pero lo que no dijo el mencionado politólogo es que, los movimientos independientes han repetido los “viejos vicios” de los partidos políticos nacionales y no fueron una alternativa a quienes combatieron.

Finalmente, Carlos Ganoza y Andrea Stiglich, en su libro, “El Perú está calato”, en su capítulo “partidos perdidos” hablan del retorno de los partidos políticos nacionales en esta coyuntura social, lo que me parece sensato su análisis, pongamos como ejemplo a la región San Martín, donde el movimiento independiente “Nueva Amazonía” cuyo fundador (César Villanueva) ahora es asesor político de César Acuña, y es obvio a quien apoyaran. Como también el movimiento independiente “Fuerza Comunal” que una facción apoya a PPK, y, el movimiento independiente “Acción Regional” y una facción apoya al fujimorismo. La desazón que dejaron los “líderes regionales” es que son más de lo mismo y mienten al decir que ellos mueven al electorado de la región, alguna vez lo hicieron, pero ahora no, así que es relativo que un partido nacional, sienta que mueve al Perú, porque tiene a César Villanueva o Martín Vizcarra.

* Antropólogo Social. Maestría en Gestión Pública. Candidato al Título de Doctor en Gestión Pública y Gobernabilidad, fidelcrisanto@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *