Un profesor de educación física que sufrió un ataque cardiaco mientras dictaba clases, auxiliado por agentes de Seguridad Ciudadana de Trujillo

Fue conducido de urgencia al hospital Luis Albrecht.

Un profesor de educación física que había sufrido un ataque cardiaco cuando dictaba clases a sus alumnos, ha sido socorrido por agentes de Seguridad Ciudadana de Trujillo y del grupo Intervenciones Rápidas Municipales (IRAM), con el apoyo de un efectivo policial, quienes, después de proporcionarle primeros auxilios, lo han conducido de urgencia, en un patrullero edil, al hospital Luis Albrecht, para las atenciones médicas correspondientes.

La emergencia se ha producido en torno a las ocho de la mañana de este miércoles, en el interior de la Institución Educativa Liceo Trujillo, ubicada en la urbanización Primavera, en circunstancias que el profesor de educación física Eduardo Zárate Otiniano (38) dictaba clases a sus alumnos.

De pronto ha sentido un dolor en el pecho, a la altura del corazón, y una de las piernas adormecida, tras lo cual ha perdido la consciencia y ha caído al piso, ante la alarma de docente y alumnos.

Agentes de Seguridad Ciudadana y del grupo IRAM que realizaban el servicio de patrullaje preventivo por el parque Inmaculada Concepción, ubicado frente al colegio, han acudido de inmediato y han procedido a proporcionarle primeros auxilios, con la ayuda de un efectivo policial, tras lo cual lo han conducido de urgencia, en un patrullero edil, al hospital Luis Albrecht, donde la médico de turno, Carola Varas, y el equipo asistencial han logrado estabilizarlo.

Según la misma profesional, el problema de salud del docente se ha debido a un cuadro de ansiedad, el mismo que fue confirmado por el mismo paciente, quien, una vez repuesto, ha manifestado haber sentido síntomas de stress por la recargada labor que tiene ya que también dicta clases en otro plantel y en una clínica de fútbol, además de estar preocupado por su padre, que necesita ser intervenido quirúrgicamente del corazón, según comentó su esposa, Liz Correa Paredes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: