“Trujillo requiere de un relleno  sanitario y planta de tratamiento”

LUIS CARLOS SANTA MARÍA ADVIERTE OBRAS NECESARIAS

Aspirante  a la alcaldía de Trujillo plantea ejecución de proyectos ambientales.

Trujillo y sus 11 distritos generan un promedio de 1200 toneladas diarias de basura, de las cuales 600 toneladas corresponden solo al distrito de Trujillo, las mismas que son depositadas en el botadero El Milagro, razón por la que urge contar con un relleno sanitario.

El aspirante a la alcaldía de Trujillo, Luis Carlos Santa María, advirtió que ya es momento de que se planifique el desarrollo de la ciudad con responsabilidad ambiental y que la municipalidad provincial asuma el liderazgo para concretizar el proyecto de un relleno sanitario para el correcto acopio y manejo de residuos sólidos, teniendo en cuenta que hace unos meses el Gobierno Regional de La Libertad a través del Proyecto Especial Chavimochic (Pech) cedió 67.66 hectáreas de terreno para dicho fin.

El ex regidor de Trujillo indicó que lo que comúnmente se conoce como el relleno sanitario de El Milagro, en realidad es un simple botadero que no cumple con los estándares mínimos de salubridad y las especificaciones del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), ente que en su momento informó que según estudio de una ONG internacional ubicó al botadero El Milagro como uno de los 20 puntos críticos de Latinoamérica. De esta manera, precisó que para un ambicioso proyecto de relleno sanitario se requiere de una inversión aproximada de entre ocho y 12 millones de soles para su ejecución.

 “Si bien la municipalidad no cuenta con los recursos suficientes para ejecutar proyectos de esta naturaleza,  se necesita de la capacidad de gestión del alcalde para atraer a inversionistas privados interesados en concesionar tanto la obra como la futura operación como ya se viene haciendo en otras localidades del país”, sostuvo, tras precisar que también urge complementar ese proyecto con el de una planta de tratamiento de residuos sólidos, una escombrera que permita depositar los desmontes provenientes de la construcción y uno para elementos altamente contaminantes como baterías, pilas y otros residuos electrónicos.

Asimismo, advirtió la necesidad de contar con una planta de tratamiento de aguas residuales, pues actualmente los parques y jardines de Trujillo son regados con agua potable. “Es un absurdo regar los parques con agua potable, más aún cuando existe un déficit aún muy alto de familias en Trujillo que no cuenta con este servicio básico, sin embargo, nos damos el lujo de regar utilizando agua potable a un costo elevado que luego se convierte en una deuda impagable con SEDALIB. Trujillo merece contar con una planta de tratamiento de aguas residuales para estar al nivel de otras ciudades importantes”.

Finalmente resaltó la importancia de que las autoridades que llegan a ocupar un cargo planifiquen la gestión pensando en largo plazo, sin miedo a iniciar proyectos que no necesariamente se pueden terminar en cuatro años de gestión. “Un alcalde debe ingresar a trabajar desde el primer día, continuar con las obras dejadas por su antecesor y no solo buscar protagonismo. Existen obras que implican años de trabajo que seguramente no permitirán al alcalde aparecer en la placa de inauguración, pero esa es una tontería porque lo importante es haber iniciado los grandes proyectos que Trujillo necesita”, puntualizó.

luis-carlos-santa-maria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: