Política y ética

#PolíticaYÉtica |

Por: Percy J. Paredes Villarreal

En estas últimas  semanas hemos podido observar el  comportamiento de la clase política existente; me refiero al  aprovechamiento del cargo de las autoridades y servidores de nivel superior para beneficiarse con la vacuna  proporcionadas por  la empresa farmacéutica China Sinopharm a sus colaboradores, obteniendo ventajas también para sus familiares y amigos (autoridades, funcionarios, empresarios, religiosos, etc.). Demostrando que cuando uno tiene  poder, tiene más   oportunidades que otros, como en este caso  la vacuna, antes que los demás; asumiendo una actitud egoísta e individualista, logrando ventajas personales antes que colectivo, o destinárselo  a los que en verdad lo necesitan.

A esta actitud se le denomina “Viveza criolla, o también se les llama pendejada”; que es una característica común de las autoridades nacionales y locales que utilizan el puesto, cargo o poder político, económico, para  beneficio personal y no como una actitud de servir a los demás; sin importarle la muerte de muchas personas, como lo que viene sucediendo en nuestro país. Implementando la estrategia de “Sálvense quién pueda”.

Según la información recogida, la empresa china ha realizado en nuestro país la implementación de la tercera fase del estudio de vacunación para demostrar la viabilidad de esta y de esa manera poder negociar con el gobierno nacional la adquisición posteriormente, esto se hizó durante el periodo de gobierno de Vizcarra (2020). En esta oportunidad, se aplicó 3,200 vacunas experimental, usándolo fuera del ensayo clínico; posteriormente, se remitió a nuestro país 2,000 vacunas solicitados formalmente por la cancillería, y 1,200 fueron pedidas por la embajada china[1]. Por lo tanto sería bueno investigar si las 450 vacunas a que sector pertenece.

Actitud y Comportamiento individual de la clase política, de las autoridades:

Ha quedado demostrado que tenemos una clase política y autoridades en sus diversos niveles, con un tipo de actitud y comportamiento basado en la inconsistencia e incoherencia entre el discurso y la práctica, entre la predica y el comportamiento, entre lo que  dice y lo que se hace.

Del mismo modo, se refleja no tan solo la crisis política, también vemos la utilización de las instituciones de la sociedad, para beneficio personal sin inmutarse ni tener “Sangre en la cara” de estos supuestos líderes: político, de opinión, empresarios, religiosos o científicos que al estar cerca al poder también se han beneficiado. Esta actitud nefasta y cuestionable, es el reflejo de la precariedad del comportamiento y conducta de estos conductores del país en estos últimos tiempos.

No me cansare en demostrar que el problema no es Institucional, funcional; sigo creyendo que todo ello forma parte de un modelo estructural  que se ha impuesto en nuestro país y en el mundo; y que  desde hace cerca de 30 años, mediante la implantación de un modelo neoliberal que no es tan solo económico, también es social, político y cultural, educativo, salubridad, además de moral y ético, venimos actuando, adecuándose algunos líderes  al modelo imperante.

El modelo construye un tipo de sociedad que se va implementando  a través de normas de conducta y comportamiento, en este caso: 1) mediante las relaciones sociales basados en el interés individual, 2) de poder para beneficio personal y no colectivo, 3) la indiferencia de los lideres ante los diversos problemas que aquejan a la gran mayoría, 4) el entendimiento del valor económico y no ético por parte de la ciudadanía, 5) la ausencia de actitudes solidarias de los líderes, etc. Por lo que el perfil y conducta de las personas,  actúa en base a las normas, costumbres o tradiciones que se impone en una determinada comunidad, sociedad o territorio.

La adecuación de los partidos político a estos últimos 30 años.

Es verdad que Fujimori democratizo o universalizó la política incorporando a los que se dijeron llamar políticos independientes, muchos de ellos provenían de los partidos políticos existentes en aquellos tiempos, y al no tener oportunidad de crecer dirigencialmente dentro de su propio partidos políticos, optaron por salirse  formando organizaciones independientes para participar en los procesos electorales a nivel local y nacional.

Del mismo modo, las organizaciones políticas tradicionales y las que se comenzaron a constituir, cambiándose de nombre periódicamente pero con los mismos caudillos; estas se volvieron muy frágiles con un criterio economicistas, dedicadas a cobrar cupos a los candidatos para que representen al partido en las contiendas electorales en los diferentes niveles. Es decir se mercantilizó la política.

En estos últimos tiempos las cosas han cambiado, actualmente los candidatos cuenta con “Sponsor”; es decir, existen empresarios que aportan y financian  a los postulantes  de un determinado candidato; quienes  les da dinero para que solvente su campaña y de llegar al Congreso promulguen  leyes en favor de estos empresarios que le brindaron apoyo económico; devolviéndole de esa manera el apoyo recibido durante su periodo electoral.

Ese mecanismo me lo comento un amigo, que después de mucho tiempo nos encontramos,  me comento que él quería ser candidato; pero no contaba con recursos para financiar su Campana.  Por lo que los dirigentes de una organización política se acercaron a él y  le ofrecieron que iban a buscar a dos empresarios para que les financie su campana electoral, a cambio de hacer lobby a favor de ellos, cuando este ingrese al parlamento.

Aún recuerdo en una conferencia en la Universidad del Pacifico, una expositora describía de cómo se distribuía el presupuesto dentro del parlamento cuyo control estaba en manos de Fuerza Popular. Ella decía que el Ministro de Economía, cuando iban a la comisión de Presupuesto, presentaban el presupuesto para el siguiente año, y dejaban en blanco algunos millones para que los congresistas de las diferentes bancadas se distribuyan los recursos incorporando algunas obras de inversión para su región, y luego realicen la famosa repartija de algunas obras para sus regiones, de allí salía el negociado.

El Comportamiento Ético de la clase política en estos últimos 30 años:

Y si seguimos escarbando en la política, podemos centrarnos en las predicas de los gobernantes que contradicen  su actuación; podemos mencionar a Fujimori que cuando fue candidato dijo que no iba aplicar el famoso “Shock” oponiéndose a las medidas que pregonaba Mario Vargas Llosa, candidato de la derecha. Por lo que al ganarle al premio nobel de literatura,  hizo lo que su oponente pregonaba. Del mismo modo,  cuando se descubrió los “Valdivideo de Montesinos”, el “Chino” hizo toda una pantomima de buscarlo para detenerlo y al poco tiempo resulta dándole una cuantiosa cantidad de dinero por concepto de liquidez por sus servicios brindado a la nación. Otra característica fue cuando solicitó al congreso salir a un evento internacional, pero no llego al evento cambiando su destino dirigiéndose al Japón, y desde allí presentó su carta de renuncia por fax.

La incoherencia también lo encontramos  con Toledo, respecto a su hija no reconocida, que era negada la paternidad, aduciendo no ser el padre; la niña se hizó la prueba de ADN quedando demostrado que era el verdadero padre. Lo mismo sucedió con   Alan García, cuando era candidato a la presidencia, proponía que iba a desaparecer las Servís,  y cuando  llego a gobernar en su segundo periodo, nunca lo desapareció. Ni que hablar de Humala, quién pregonaba una nueva constitución política y nunca lo concretizo cuando gobernó el país; o en su defecto también dijo entre el agua y el oro, él prefería el agua, pero cuando llegó al gobierno hizo lo contrario. Así también fue con PPK, cuando le preguntaron  “si había asesorado a unas empresas trabajando para el Estado”, negó rotundamente pero luego quedo demostrado que había hecho duplicidad de funciones, siendo  cuestionado y actualmente se encuentra en proceso de investigación.

Del mismo modo  la ex Ministra Pilar Mazzetti quien había negado haberse vacunado, y luego se demostró lo contrario; a esto los tradicionalistas lo denominamos “Cinismo”. Y así podemos mencionar muchos comportamientos y actitudes contraproducentes e incoherentes de los últimos 5 gobernantes del país, de sus funcionarios y los que ostentan el poder.

En las diversas instituciones publicas y privadas, estas tienen normas y valores éticos como son: la honestidad, la verdad, la solidaridad,  la transparencia, el bien común, el no aprovechamiento de los bienes de la institución, entre otros; que en muchos de los casos se exige que los subordinados o subalternos deben cumplirlo a carta cabal, de lo contrario son sancionado; pero en muchos de los casos, los que dirigen estas entidades no lo cumplen evadiéndolo sin ningún tipo de sanción, dejando de ser ejemplo para todos los que forman parte de la institución.

La Ética como valor relativo:

Muchos dirán que estas descripciones mencionadas líneas arriba y otras más,  están relacionado con la corrupción; también debemos vincularlos con un tema ético. Definiéndose como  una doctrina sobre la moral, la moralidad, la conducta humana, lo bueno y lo malo, etc.; inclusive se le relaciona con los valores, con  los principios. Por lo que la conducta de los líderes y servidores es contraproducente con la definición mencionado líneas arriba; para adecuarlo al modelo de sociedad individualista, pragmática y egoísta, sustentado en un beneficio económico, convirtiéndose en elementos de la cultura vigente, en que nos encontramos inmerso.

Algunos consideran que la ética es relativa y que debe adecuarse al modelo de sociedad existente. Por lo tanto, los seres humanos tenemos que adaptarnos a los cambios sociales, políticos y económicos asumiendo otros tipos de valores. La interrogante que  podríamos hacernos es ¿Si los que no nos adecuamos a estos cambios socioculturales, como nos definen o como nos denominamos?, contraculturales, críticos, desadaptados, etc.

La mayoría de  valores morales, se van formando en el hogar desde nuestra infancia; teniendo en los padres de familia la responsabilidad de  su formación. Pero cuando nos vamos incorporando a la sociedad, algunos rompemos con dicha formación para adecuarnos a lo que la sociedad y las instituciones nos brindan y nos  condiciona. Llegando a un momento de nuestra etapa en no saber cómo actuar, buscamos consejos y si no lo conseguimos y/o nuestros valores son muy débiles somos atraído por lo inmediato, la frivolidad, la necedad, el placer, el conseguir todo sin que nos cueste nada para obtenerlo, etc.

De esa manera llegamos a comportarnos y actuar de acuerdo a la circunstancia y el momento en que nos encontramos sin tener una mirada u objetivos de carácter colectivos con una mirada a mediano y largo plazo. Por lo que relativizamos  nuestros valores o principios éticos de acuerdo al contexto en que nos encontramos.

Ahora hablamos de verdades, donde la mayoría de  líderes manejan su verdad, para obtener  ventajas y oportunidades para beneficios personales;  actuando bajo un interés individual y no colectivo. De esa manera, entienden la ética como un tema relativo, adecuándolo a sus intereses personales y no de servicios a la ciudadanía.

Utilizando el liderazgo político para un interés personal:

Considero que lo que está  sucediendo con  “Vacunagate”, será una anécdota más de nuestra clase política; porque la conducta, el  comportamiento político y sociocultural de los que se encuentran inmersos en este problema seguirán  manteniendo su verdad  frente a las denuncias de los diversos medios de comunicación respecto a su formación ética y moral; de esa manera demuestran y defienden  estos patrones culturales vigentes dentro de una sociedad neoliberal.

Además  los involucrados de este acto de corrupción, son aquellos que dirigen  las Instituciones políticas, económicas, empresariales, educativas universitarias, profesionales y religiosas, sin inmutarse ni reconocer sus errores. Ya que su accionar se encuentran estrechamente relacionado con los intereses de los grupos de poder que tienen el control del Estado y del Gobierno Nacional.

Vizcarra ha demostrado (aparte de los epítetos psicológicos que le indican), culturalmente ser un pragmático, individualista y oportunista, que mantiene y sostiene un tipo de valores  éticos adecuados al modelo de sociedad y cultura en que nos encontramos; siguiendo el mismo modelo político y sociocultural, de los gobernantes de estos últimos 30 años.  Su prédica está de acorde a  su  verdad  que ha venido difundiendo, siendo contradictorio a la realidad y a los resultados brindados por algunas instituciones; al cual los tradicionalistas lo denominamos “mentira”.

Y si lo hace la máxima autoridad, el resto sigue el mismo ejemplo obteniendo ventajas;   utilizando sus intereses  político, jerárquicos y de poder para beneficio personal y   familiar. Algunos lo llaman conflicto de intereses, pero es una realidad que se da dentro de la sociedad peruana, predominando lo particular antes que lo colectivo.

Conclusión:

Por lo tanto, es importante que se investigue y que le caiga todo el peso de la ley a todos aquellos que se han aprovechado de su cargo para beneficios particulares; esperamos que exista una sanción ejemplar.

Esto refleja que aparte de una Nueva Constitución Política, necesitamos una nueva República, que brinde  igualdad y las mismas oportunidades para todos y todas,  sin ninguna diferenciación o discriminación, en lo económico o político. Con lo sucedido ha quedado demostrado que la corrupción es una expresión cultural que forma parte de nuestro comportamiento y conducta como ser social.

[1] Diario la República, 20-02-2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: