Juventud y política

Por: Percy J. Paredes Villarreal

Recientemente, tuve la oportunidad de conversar con un joven de 19 años de edad, universitario; hablamos de todo, y en particular de política. Mi primera impresión fue de sorpresa al notar el manejo de la información que contaba; él me decía que era producto del internet donde está permanentemente inmerso, ya que en todo momento se inserta y recoge información.

Hablamos del proceso electoral y me comentaba que no sabía por quién botar; ya que, los cuatro candidatos que están encabezando las encuestas (Keiko, Pedro Pablo, Alan y Toledo), no le era de su agrado o simpatía, debido a una serie de cuestionamientos y críticas que vienen recibiendo estos por parte de los diferentes medios de comunicación escrito y televisivo.

Me comentaba que estos cuatros candidatos estaban desprestigiado, algunos habían gobernado, otros estaban vinculados a temas de corrupción, etc.; por lo que, buscaba una nueva opción. Dentro de esta nueva opción que podría ser un off side, se encontraba Acuña, como un mal menor.

Para el joven, Acuña no era una alternativa, porque no era un rostro nuevo en la política nacional, a pesar que en tiempos pasados había pasado por la izquierda radical, para luego ser de centro izquierda, posteriormente incursiono en la política como congresista por la derecha y funda su partido para iniciar un proyecto político personal.

La respuesta del joven fue concreto, “existen muchos candidatos nuevos mejores que Acuña, pero no cuentan con el dinero que tiene el ex gobernador de la Región La Libertad, esa es la gran diferencia; además, hace uso de sus universidades como de los recursos del Estado, para promocionarse”.

Lo que pude entender, fue que para el joven el tema programático, ideológico no está en tela de juicio o discusión; ya que, va seguir con el modelo imperante desde el año 1990, con Fujimori; además que adolece de técnicos y profesionales preparados para asumir un gran cambio, que nunca hubo en Trujillo y en la Libertad, cuando fue autoridad.

Los jóvenes en la actualidad, aparte de no sentirse representado por nadie, adolecen de una formación ideológica, política y organizativa; ya que, no militan en partidos políticos, ni tampoco se sienten respaldados o identificados con la izquierda, que en un determinado momento hubieron en cantidades, con representación y participación en contiendas electorales dentro de la universidad como fuera de ellas.

El rostro de la política de los jóvenes, es muy práctica y se adecuan a las circunstancias y coyuntura, donde pescan lo que  le ofrezcan  y tengan la oportunidad de conseguir algo para beneficio personal.

Esta contienda electoral, se va centrar en quien tiene mayor cantidad de dinero para poder financiar su campaña electoral; aquellos que no lo tienen, difícilmente tendrán la oportunidad de ocupar los primeros lugares.

Los discursos “La plata viene sola” o “Hay plata como cancha”, no tan solo son cliché, son realidades que van a definir en el electorado la nueva opción política. Y en ese aspecto, Acuña ha demostrado que tiene mucho dinero para realizar una campaña multimillonaria como lo ha hecho cuando postulo a la Alcaldía Provincial de Trujillo y a la Región de La Libertad, donde hizo un despilfarro de dinero multimillonario, para poder ganar sin contar con propuestas concretas.

Además de ahondar el clientelismo, mercantilismo y asistencialismo, que vienen a ser parte de la cultura política que se instauro con  Fujimori.

En esta coyuntura electoral, no va a estar en juego las propuestas programáticas; tal como lo señalan los jóvenes, el que debe ganar es aquel que tiene dinero para financiar su campaña electoral, tal como sucede en los procesos electorales a nivel local. Por lo tanto, seguiremos con el modelo neoliberal, de piloto automático que viene implementándose desde hace 25 años.

Esa es la nueva visión y concepción que tienen los jóvenes con respecto a la política post fujimorismo.

Foto diseño referencial:www.slideshare.net/miguelpenaflor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *