Gobernante o gobernantes de la derecha

Por: Percy J. Paredes Villarreal

A lo largo de estos últimos cincuenta años, nuestro país ha pasado por diversos gobiernos entre democráticos y dictatoriales; esto se debe al Tipo de Estado-Nación y a la República que tenemos desde los inicios de nuestra independencia del yugo español hasta la actualidad.

Después de la década fujimorista, nuestra democracia se volvió incipiente con sus instituciones débiles y lleno de corrupción; podemos notar que vivir en democracia no es tan halagador pero tampoco tan preocupante. Ya que, los otros regímenes no te dan la libertad como la democracia a pesar de sus deficiencias.

Del mismo modo, la institucionalidad del Estado, como  por ejemplo el parlamento, no es tan productivo ni  transparente, donde los representantes del pueblo, dejan mucho que desear en lo que respecta a su conducta y comportamiento político.

Tras la caída del régimen autocrático de Fujimori, en la última década del siglo pasado; la sociedad peruana, se dio con la sorpresa de que no tan solo gobernaba él, sino que lo hacía con su socio Montesinos; con quien podía coordinar y planificar todas las acciones. Lo cual demostró que su gobierno no era transparente ni tampoco contaba con una planificación en el desarrollo.

Posterior al régimen fujimorista, tuvimos a Alejandro Toledo como gobernante quién se encargó de darle continuidad al modelo imperante; del mismo modo, se continuó dentro del gobierno de Alan García y por último fue Ollanta Humala, el penúltimo presidente. Todos ellos,  se encargaron de conducir las riendas del Estado y del Gobierno, bajo el modelo primario exportador, extractivista.

Obviamente que estos gobernantes, demostraron una incoherencia entre su propuesta electoral y la ejecución de su plan de gobierno; dándole continuidad al modelo neoliberal imperante; teniendo como aliados a los empresarios y a los medios de comunicación, que son actores no tan solo influyentes sino también determinantes.

Aparte de contar con un modelo de desarrollo predominante al cual se le denominó “Piloto Automático”; también debemos considerar el fortalecimiento del  tecnocrátismo dentro del Estado, que han sido los encargados de ejecutar y operativizar en los diferentes  sectores del Estado las políticas neoliberales,  basándose en los aspectos operacionales, metodológicos y ejecutivos. Que en cierta forma no han sido los responsables de las decisiones políticas sino de las acciones en favor de la sostenibilidad del modelo.

En el plano político, de acuerdo a la Constitución Política, podemos mencionar que la conducción del Gobierno se ha centrado en la máxima autoridad que es el Presidente de la República; y en otros  casos el gobernante ha compartido el poder con otro, para de esa manera conducirlo. Me refiero al régimen de Fujimori, que tuvo a su lado a Vladimiro Montesinos, con quién se encargaron de implementar dicho modelo bajo su lógica violentando los derechos humanos, generando corrupción. Posteriormente, con Toledo  se inició la Transición Democrática, el poder se concentró en este gobernante, mientras que su partido político en el parlamento tuvo que hacer alianza para poder sostenerse ya que no contaba con mayoría absoluto; de esa manera, pudo cogobernar.

En el gobierno de Alan García, también sucedió lo mismo, tuvo que cogobernar,  de esa manera poder dirigir los destinos del país; ya que no contaba con mayoría absoluto. Para algunos politólogos, analistas e interesados en la política nacional, consideran que el cogobierno es la mejor opción para poder tener gobernabilidad democrática; por lo tanto tuvieron que adecuarse a esa circunstancia.

En el gobierno de Humala, las cosas no fueron similares a las anteriores,  el gran problema que tuvo Ollanta fue la interferencia de su esposa Nadine, en las decisiones, que no le competía debido a que ella no fue elegida como presidenta; lamentablemente, se tomó muchas atribuciones que no le correspondían y  en estos momentos le están pasando  factura.

Este nuevo gobierno, ha iniciado su participación con algunas dificultades; ya que, no cuenta con mayoría en el parlamento, su oponente representando en el fujimorismo,  tiene mayoría absoluta controlando el parlamento con sus comisiones. Los PPK, tienen solamente el ejecutivo, y ahora le toca manejar estrategias para lograr algunas ventajas y poder implementar sus propuestas presentadas durante su campaña electoral.

En esta coyuntura política, vamos a poder ver una confrontación entre dos derechas que van a tratar de imponer sus proyectos y propuestas, buscando desestabilizarse unos a otros,  para de esa manera poder manejar y conducir el país, que puede ser desde el ejecutivo o del legislativo. Veremos, quién es el que tiene la habilidad para conducir y dirigir los destinos del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: