El amor en los tiempos de Eros

Dibujo [540 x 480]

Por: Crisanto Gómez, Fidel

Antropólogo

Cuando uno inicia una relación de pareja, posiblemente no piensa que en algún momento puede venir el dolor, el llanto, el rencor, la desilusión total, la muerte de lo maravilloso, la sorpresa, el deslumbramiento, la pasión. Es hora que concibamos el amor no desde la perfección, de lo permanente y debemos admitir que si puede transformarse: De amor en desamor y de gozo en sufrimiento.

Eros, es el deseo sexual, el amor pasajero, es el te quiero poseer, es el amor que se relaciona con la locura, es puro erotismo. El philia, es la amistad de pareja, no todo es pasión sexual, se requiere de “amistad dentro del amor”, necesitamos salir, pasear, viajar, confianza, que no se enfoque solo en  sexo, “mientras eros decae y resucita de tanto en tanto philia”,  en las relaciones más o menos estables hacemos más uso de philia que de eros. Ágape es el amor desinteresado, la ternura, la delicadeza. No es el YO erótico que arrasa con todo, ni el YO y TÚ del amor amistoso, sino el amor de entrega, el TÚ puro, la dimensión más limpia del amor, es la última etapa en la evolución del amor en el libro de Walter Riso.

Construir el “equilibrio” que nos permita la sostenibilidad de una relación de pareja es el desafío, por estos tiempos, muchos no lo consiguen y preferimos: Eros; una o dos veces por semana con él o la amante. Philia; en el hogar, junto a la esposa o el esposo, y, Ágape; los domingos en misa. El aporte antropológico  será:

  • No temamos al desamor ni al sufrimiento, son las dos caras de una misma moneda (amor-gozo)
  • Comprender un tipo de amor desde la mentira, hipocresía, dolor, porque si lo logramos, entenderemos una nueva cultura para amar que nos acompañara por muchos años y reducirá suicidios, laceraciones y venganzas.
  • Hemos pasado de lo difícil a lo fácil. Hay sexo por todas partes, a cualquier relación pasajera y superficial lo llamamos “amor”.
  • El sexo como espectáculo. El sexo fingido. Los consumidores de sexo somos consumidores de ilusiones.

La estupidez puede ser la característica de un acto, de un comportamiento, de un estado o de una persona. Aquella mujer que en un mar de lagrimas gritaba que asesinaron a su marido cuando se bañaban en las aguas de un rio, después se descubrió que ella (44 años) con su amante (22 años) planificaron el crimen. Comerciante ataca a su esposa con machete y se suicida después de una discusión de celos, ella gravemente herida se recupera, él murió por envenenamiento. Trabajadora judicial fue condenada a 15 años por encontrarse culpable de la muerte de su esposo. Por dinero Ruth Thalía Sayas tuvo que hacer algo de lo que después se arrepintió, pero también por dinero decidió contarlo al interior de un programa de televisión y por dinero mataron  a Ruth Sayas. César Montalván de 18 años confesó haber violado a una niña de 10 años y asestado un hachazo en la nuca en una chacra, y  finalmente, por celos enfermizos un joven de 28 años mata a puñaladas a su ex –enamorada de 22 años y luego se quito la vida ingiriendo veneno ¿Por qué no se separaron?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: