¿Democracia? ¡La tuya!

Por: Ernesto Barreda Arias

Por favor, ruégole a quien sepa que me diga, ¿es verdad que cuando uno gana una elección, es por mayoría? Y si juego contigo al yan-kem-po y tengo papel y tú piedra, ¿no se supone que te gané?

Y si mi equipo venció por uno a cero, ¿gané el partido? Y en el vóley llegué a 25 puntos (o dos de diferencia), y en una carrerita rompí el lazo de la meta, ¿perdiste?

Bueno, eso es lo que llaman triunfo, victoria, ya no ya, la achuntaste cuñao. Y al derrotado, piña pues, mal jugao, para la siguiente, otra vez será, deja tus papeles que yo te llamo. Digo esto porque hay muchos políticos que no entienden y si pierden dicen que los ganadores son borregos, títeres, buenos para na. Porque los derrotados son los bacancitos, los inteligentes, los que pelean por el pueblo y por la ciudad. ¿El resto? Agg.

Eso pasa en el Congreso de la República cuando los naranjitas dejan notar su tremenda fuerza de 73 manos alzadas y el resto se araña, a las calles mis valientes, llaman prensa, autoritarios, chesus, ¿el pueblo votó así? Ahhh, es que son electarados.

En el Concejo de Trujillo sucede otro tanto. ¿Perdí la votación? Un ratito voy a hacer pichi y salgo a declarar que todos son unos tales por cuales. Porque mi bancada de uno, o de dos, tiene que imponerse a la mayoría que son ocho, o siete. ¿Y si no? Contraloría, Poder Judicial, OCI, periodistas a mí… Acúsale con tu mamá, le dice la Popys, y el Chavo sigue sumando y restando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: