Violenta incursión de la Policía Nacional y una gavilla de presuntos delincuentes armados dejó a cerca de 30 pobladores heridos en Sitabamba

Una violenta incursión de al menos 150 efectivos de la Policía Nacional enviados desde Trujillo, en complicidad con presuntos delincuentes contratados por una empresa minera informal, ha dejado como saldo alrededor de treinta pobladores de Sitabamba heridos y siete agresores, entre ellos un policía, capturados con armas de fuego y retenidos por las víctimas, quienes los entregarían este miércoles al Ministerio Público.

Así han anunciado dirigentes de los ronderos y comuneros del lugar, que han llegado a Trujillo desde ese lejano distrito, ubicado en la provincia de Santiago de Chuco, para denunciar estos hechos y ponerlos en conocimiento del jefe de la región policial, general César Gentille Vargas. Lamentablemente, la máxima autoridad policial en la región se habría negado a recibirlos, por lo que en los próximos días se entrevistarán con el ministro del Interior para hacer saber los excesos cometidos por los efectivos policiales en su distrito.

Los denunciantes: el presidente de la Rondas Campesina Distrital de Sitabamba, Amarante Valverde Baca, y el presidente de la Comunidad Campesina San Nicolás, José Izquierdo Anticona –que estuvieron acompañados del presidente de la Federación Regional de Rondas Campesinas de La Libertad, Hildo Esquivel Cruz, y del juez de paz de Sitabamba, Francisco Morales Reyes–, explicaron que la agresión se inició cuando más de 150 efectivos policiales, al mando del comandante PNP de Santiago de Chuco, Carlos Seminario Chininin, violentaron una tranquera de seguridad instalada para proteger los terrenos de la comunidad, en Magueyal, sector Portadera, donde se encuentra un denuncio pretendido por una empresa minera informal.

Agregan que la orden para ingresar a la fuerza la dio el comandante Seminario, tras lo cual los efectivos policiales arremetieron contra la población utilizando sus varas de goma y lanzando gases lacrimógenos y disparos al aire, con el apoyo de los presuntos delincuentes, que estaban pertrechados con armas de fuego, cortas y largas, palos y piedras.

“Han golpeado a los comuneros y ronderos; han lanzado gases lacrimógenos al interior de las viviendas, a donde han ingresado y han continuado agrediendo a la pobladores, dejando heridos e intoxicados por los gases a mujeres, niños y ancianos”, se quejaron.

Añadieron que la trifulca ha dejado en promedio treinta pobladores heridos, otros tantos intoxicados y siete agresores, entre ellos un policía, capturados con armas de fuego, los mismos que se encuentran retenidos por las víctimas, quienes, de no mediar inconvenientes, serían entregados al Ministerio Público este miércoles.

Estos hechos luctuosos han tenido como testigos a la fiscal provincial de Santiago de Chuco, Milagros Burgos Gordillo, quien había acudido a realizar una inspección a los terrenos donde se encuentra el denuncio minero, y al juez de paz de Sitabamba, quien también el miércoles entregará un informe escrito sobre lo sucedido, a la Corte Superior de Justicia de La Libertad.

De acuerdo a la denuncia de los dirigentes, al parecer la diligencia habría sido programada para favorecer a los propietarios de la empresa que pretende hacerse con el denuncio minero, ya que la dueña, Viatlia Yamelin Cruz Burgos, sería pariente de la fiscal provincial de Santiago de Chuco, Milagros Burgos Gordillo, y el otro propietario, Roberto Rodríguez Horna, tendría familiaridad con el alcalde de Sitabamba, Róger Zumarán Rodríguez, quienes desde hace un buen tiempo, junto al presidente de la comunidad, Jesús Carbajal, vienen sosteniendo una campaña de difamación contra ellos, a los que acusan de delincuentes y terroristas.

Finalmente, los denunciantes lamentaron que el jefe de la región policial, general César Gentille Vargas, se haya negado a recibirlos en su despacho, por lo que ya han gestionado una entrevista con el ministro del Interior, la misma que se llevará a cabo en los próximos días, para hacer conocer estos sucesos, y a la vez han anunciado movilizaciones de protesta por los excesos cometidos por la Policía Nacional, en Trujillo y Santiago de Chuco, el próximo 4 de enero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *