Un escenario kafkiano

Yuri Castro

Por: Yuri Castro

Bruno de Olazábal, aquel combativo periodista (lástima que se fue a temprana edad), ferviente defensor de los derechos humanos, cuyos reportajes contribuyeron a destapar la verdad, sobre todo los muertos que ocultaba el grupo Colina en las épocas del fujimorismo, una vez dijo: “Qué le vamos a hacer, así es nuestro país, casi un escenario kafkiano, donde el éxito es castigado y la inteligencia es insultada diariamente”.

Y vaya que lo es. Gritar los goles de la selección peruana y apoyar al fútbol, deporte de multitudes, está bien, pero no todo el apoyo debe reducirse a una pelota. Se están relegando a otros campeones, a aquellos peruanos que, desde donde están, dejan a nuestro país bien en alto y, a pesar de su esfuerzo, no le pagamos como corresponde. Eso ocurre no solo en el deporte, sino en diferentes sectores. Pero esta vez nos vamos a referir a este punto en especial. Un escenario kafkiano es, precisamente, el que afrontar el joven ajedrecista, Luis Alexander Arévalo Pérez. Este muchacho, natural de Jaén (Cajamarca), a sus 17 años de edad, lo está ganando todo, pero no le estamos devolviendo lo que vale.

Alexander es considerado uno de los ajedrecistas más rápidos del mundo y hace poco volvió a representar a nuestro país en el Campeonato Mundial Amateur 2019, categoría Sub-2000 Absoluto. El chico volvió a coronarse como subcampeón en la modalidad ajedrez Blitz. Se impuso a un total de 300 deportistas, provenientes de 30 países, tales como: México, Colombia, Italia, Brasil, Chile, Rusia, Estados Unidos, Kyrgyzstan, entre otros.

Sin embargo, pese a lo mucho que vale, Alexander no recibe apoyo alguno de ninguna autoridad, y eso lo hace triplemente campeón. El adolescente, quien es un orgullo y ejemplo para el Perú, por segunda vez, tuvo que hacer polladas para poder viajar a concursar. No es la primera vez que Luis Alexander representa a nuestro país y regresa victorioso. En el año 2017, también se coronó como Subcampeón Panamericano en el país de Ecuador y, en el 2018 fue Subcampeón Mundial en Italia. Actualmente, se viene preparando para el Panamericano Escolar, a realizarse en el mes de noviembre; así como al Nacional Juvenil en el mes de setiembre, a fin de volver al mundial en el país de Grecia.

Alexander, sin duda, le hizo jaque mate a la adversidad, y como diría el gran Bruno de Olazábal, a quien tuve el gusto de conocer, vive en un escenario kafkiano, donde hay que perseverar hasta vender la última pollada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: