“Sin 29 de diciembre de 1820 no habría 28 de julio de 1821”

Trujillo fue la primera ciudad en declarar la independencia de España

Con sesión solemne y una representación teatral de la proclama de la Independencia de la Intendencia de Trujillo desde el balcón de Palacio Municipal, ayer se celebró el 199° aniversario de la gesta, culminando así el programa conmemorativo de este histórico acto apoyando la causa libertaria de José de San Martín.

“Sin 29 de diciembre de 1820 no hubiera 28 de julio de 1821”, dijo Iván La Riva Vegazzo al intervenir para recordar algunos detalles de lo acontecido camino a obtener nuestra independencia.

La sesión se realizó en el Salón Consistorial de la MPT y fue presidida por el alcalde Daniel Marcelo Jacinto, que estuvo acompañado por las principales autoridades de la región.

Allí se pidió que, para el próximo año, con motivo del Bicentenario, se traigan los restos del marqués de Torre Tagle a Trujillo, que hoy reposan en una fosa en Lima, en el cementerio Baquijano y Carrillo, y que para conmemorar su valioso aporte a la independencia se haga justicia con él y se levanten los injustos cargos que existen luego de conocerse su patriotismo.

Después de tres centurias de ser víctimas de opresión y maltrato y de reclamar a España, en Trujillo se adoptó la crucial decisión de escindirse de la monarquía hispánica. Para ello se firmó el acta declarando y proclamando la independencia de Trujillo, en histórica sesión en el cabildo el 29 de diciembre de 180.

“La suerte del Perú y de América está pendiente de los esfuerzos que pueda hacer el ejército libertador”, le dice en una misiva San Martin al marqués de Torre Tagle, urgiendo su intervención en la gesta emancipadora.

“Solo de Trujillo espero esfuerzos vigorosos”, señala en otra carta.

Torre Tagle le escribe después al Libertador, diciéndole que jamás dudó del arribo del ejercito emancipador a nuestras costas.

Como parte del apoyo de Trujillo a la gesta, se envió apoyo con vituallas y caballos entre otros, y se formó la primera milicia libertadora de esta parte del país al mando de José María Lizarzaburu.

Treinta años después de declararse la independencia, San Martín le confesó a Juan Manuel Iturrégui que si no se levantaba Trujillo se habría tenido que marchar del Perú sin darles su libertad. Se hubiera reembarcado en Chile y no habría llegado a nuestras costas.

Cartas posteriores hacen tácito reconocimiento a la importante labor de Trujillo en la emancipación por lo que San Martín la declaró “benemérita y fidelísima ciudad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: