Se debe permitir ingreso de jóvenes de 16 años al mercado laboral

Docente economicas Elmer Rodriguez1 [540 x 480]

Los jóvenes que egresan de los colegios a los 16 años deben tener todos sus derechos si desean ingresar al mercado laboral a fin de evitar un vacío hasta que cumplan su mayoría de edad, que puede ser mal aprovechado por grupos delictivos; hay que darles esa alternativa; sostuvo el ex decano del Colegio de Economistas y catedrático de Economía de la Universidad Nacional de Trujillo, Herriot Elmer Rodríguez Nomura.

“Sería importante que la educación social deje de seguir mostrando la cultura del delito, donde el escándalo y la corrupción son noticia, si realmente se desea apoyar el desarrollo, la cultura social debe ir por el lado del civismo, el cariño y respeto a los símbolos de la Patria, a la cultura propia, a nuestros valores y la defensa de los recursos naturales”, declaró.

En ese sentido, el economista precisó que los jóvenes de 16 años hacia arriba, deben ser responsables de sus actos y la sociedad, debe darles la oportunidad de ingresar al mercado laboral; es decir, será necesario un cambio en la legislación laboral del país.

10 % DEL PBI A EDUCACIÓN

Rodríguez Nomura también señaló que solo una educación de calidad, será la mejor arma de construcción masiva en un país que le ponga freno a la corrupción.

“Esto no será posible cuando en Perú se destina en promedio solo el 3% del PBI para educación, cuando por ejemplo en Cuba se asigna el 12%, en Bolivia 5.8%, en Argentina 6.3%; ¿por qué no asignamos un 10% del PBI a educación?”, sugirió.

Más adelante, también demandó que el gobierno cese la persecución contra los pequeños empresarios, ya que con los grandes empresarios, el trato cambia, “solo basta recordar en el segundo gobierno del Presidente García, donde en vez de aplicar nuevas medidas tributarias, se le pidió  a la empresas mineras una donación de 2,000 millones de soles para obras o el caso de Telefónica tan poco publicitado en medios”.

Señaló que existe una elevada carga fiscal para muchos al punto de ser confiscatoria y extremadamente tolerante con otros, como por ejemplo, en el  impuesto predial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: