¿Queremos celebraciones por el Bicentenario o mejores hospitales?

Por: Pedro Borjas Paredes.
Aunque no hemos superado la pandemia, la cifra de muertos en el país y personas que quedarán afectadas en su salud para siempre tras sufrir el COVID-19 y la situación socio económica que dejará en el país deben hacernos reflexionar y pensar en lo que viene. ¿Habrá necesidad de ‘conmemorar’ el Bicentenario de la Independencia Nacional el año 2021?
No será más importante re direccionar los 35 mil millones de soles proyectados invertir en el país con tal motivo, dirigiéndolos a la modernización y ampliación de la infraestructura, servicios y equipamiento del precario y colapsado sector Salud.
Quizá se necesite mucho más presupuesto para eso, pero por algo se debe comenzar.
Hasta hace algunos años hubo varios miles de millones separados para construir y equipar hospitales emblemáticos en las capitales de provincias de las regiones, cifra que se destinó a otras inversiones porque se priorizaría la primera atención, es decir los servicios en postas y centros de salud, evitando que los pacientes vayan a los grandes nosocomios.
Cada hospital demandaría entre 70 a 100 millones de soles, pero no se hizo casi nada. En La Libertad se trabajaba para contar con entre 8 a 10 de estos nosocomios; es más en Pacasmayo y Santiago de Chuco hay dos nuevos hospitales que ya tienen tiempo sin funcionar. Entre tanto, el sector Salud ‘siguió muriendo’, parafraseando a Vallejo.
Creo que será más importante recomponer el sector Salud, si, como dijo el presidente Vizcarra, se busca con esa conmemoración refundar la República y poner las bases para construir un nuevo Perú, más justo, unido, democrático e independiente.
Con esos 35 mil millones de soles se iban a construir un centenar de obras emblemáticas y realizar unas 40 actividades de alto impacto a escala nacional, como parte de la agenda Bicentenario.
En Trujillo se anunciaba el Parque Bicentenario, sobre el exterminal Santa Cruz, en Chicago, para el que se proyectaba unos 60 millones de soles. Los parques son importantes, sin duda alguna, pero no sería mejor un gran hospital que alivie las atenciones en el Belén y Regional.
Busquemos que el país cuente con servicios público de salud modernos y de calidad, donde la atención sea fluida, cálida y oportuna; por supuesto con profesionales, equipamiento y medicamentos.
Si queremos que se hable de propiciar a partir del Bicentenario una ciudadanía solidaria, justa, dialogante y protagonista en la solución de los grandes problemas o retos globales y del país, definitivamente hay que enmendar rumbos. Las cosas tienen que cambiar en el país como resultado del COVID-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: