MIMP: Adolescentes deben recibir educación sexual para reducir embarazo prematuro

000071433W [400 x 350]
Lima, ene. 17. La ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), Carmen Omonte, señaló hoy que espera que el nuevo Código de las Niñas, Niños y Adolescentes, que debatirá el Congreso de la República, incorpore el derecho a la educación sexual integral y salud sexual y reproductiva para los adolescentes mayores de catorce años, con la finalidad de disminuir el embarazo a temprana edad.

“Es derecho de los y las adolescentes acceder a información, orientación, educación sexual integral y servicios de salud sexual y reproductiva, servicios que deben extenderse tanto a las niñas y las adolescentes menores de catorce años embarazadas o con hijos, como a los niños y a los adolescentes que tienen hijos o van a ser padres, para quienes deben diseñarse programas de apoyo y asistencia prioritaria y especializada, los cuales deben ser gratuitos, accesibles y confidenciales”, sostuvo.

Al considerarse los derechos sexuales y reproductivos como derechos humanos, el ejercicio de este para los adolescentes debe tomar en cuenta dos aspectos: la educación sexual que se les imparta, es decir, acceso a la información adecuada al nivel de desarrollo de las y los adolescentes; y el acceso a los servicios de salud a esta población, afirmó.

Refirió que la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES) 2013, señala que la fecundidad de adolescentes en los últimos cuatro años se ha incrementado en 0,2 por ciento.

Del total de adolescentes de 15 a 19 años el 13,9% ya estuvo alguna vez embarazada, y de estas el 10,5% eran madres y el 3,5% estaban gestando por primera vez.

A nivel nacional, los resultados de la ENDES 2013 mostraron que el porcentaje de madres adolescentes o embarazadas por primera vez, al momento de la encuesta, aumentó en 2,5 por ciento entre el período 1991-2013. Más aún si el 88.6% de las adolescentes madres dejan de estudiar o no pueden acceder a un trabajo.

El porcentaje de embarazo adolescente a nivel nacional se mantiene desde el año 2010 (13.5 por ciento) si se compara con el año 2013 (13.9 por ciento).

Educación sexual integral y preventiva

Para hacer frente a estas cifras, la titular del MIMP destacó la importancia de que el Ministerio de Educación incluya la Educación Sexual Integral en el Marco Curricular Nacional, como una estrategia de desarrollo integral formativa y preventiva para el ejercicio de una sexualidad saludable y responsable.

«Esto ayudaría a reducir los riesgos potenciales de embarazos no deseados, abuso sexual infantil o enfermedades de transmisión sexual», anotó.

Omonte enfatizó que la propuesta del MIMP está en armonía con lo dispuesto en la Convención sobre los Derechos del Niño, acerca del derecho a la información, orientación y servicios de salud sexual y reproductiva.

Metas al 2021

El MIMP ha diseñado un Plan Nacional de Acción por la Infancia y la Adolescencia (PNAIA) 2012-2021, que establece en su Resultado Esperado 9: “Las y los adolescentes postergan su maternidad y paternidad hasta alcanzar la edad adulta”, siendo su meta al año 2021 reducir en un 20% el embarazo adolescente.

Al respecto, el MIMP consideró que con las limitaciones de acceso a la información y servicios se dificulta las acciones para alcanzar dicha meta.

Asimismo, el Plan Multisectorial para la Prevención del Embarazo en Adolescentes 2013-2021, oficializado mediante Decreto Supremo N° 012-2013-SA, está en correspondencia con el PNAIA 2012-2021 y recoge especificidades para abordar la prevención del embarazo adolescente.

En ese sentido, aborda temas relacionados con la sexualidad de las y los adolescentes dentro de un enfoque integral y multisectorial, a fin de que las y los adolescentes tomen decisiones de manera responsable y prevenir embarazos tempranos, orientados a lograr resultados en la calidad de sus vidas.

Fuente: Andina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *