MARIO VARGAS LLOSA Y SUS CONTROVERSIAS POLITICAS

Por: Percy J. Paredes Villarreal

Durante la etapa republicana, nuestro país ha tenido el privilegio de contar con destacados y connotados escritores literarios, de diferentes corrientes, como: indigenistas, vanguardistas, surrealistas, urbanistas;  teniendo el placer de leerlos en nuestra época de estudiantes en los niveles primarios y secundarios.

Actualmente, muy poco o casi nada se lee obras literarias de carácter universal, nacional o local; por lo que encontramos un reducido grupo de jóvenes con inquietudes de escribir, prosa, poesía, etc. Tampoco, existen  concursos  literarios o los famosos juegos florales que las universidades convocaban anualmente, donde los estudiantes podían presentar y expresar su arte.

Tuve el privilegio de vivir con mi abuelo quien diariamente compraba los diarios locales, por las mañanas y tardes; se sentaba en una silla y siempre  nos llamaba a mi hermano y a mí, para que le leyéramos los diarios desde la primera  hasta la última página.

Estando en la secundaria, tuve el honor  que mi profesora de literatura nos inculque la lectura; mis dos primera obra literaria que leí fue “Redoble por Rancas” de Manuel Scorza y “Cien años de Soledad” de García  Márquez; ya que, eran una obligación leer dos libros al año y presentarlos por escrito su respectivo análisis. Al año siguiente, continuaba el ritual de la lectura, y por mi cuenta comenzaba a comprar obras.

Durante mi etapa de adolescente, vivía en una comunidad tradicional donde no había librería; por lo que, con las propinas que recibía los juntaba y mensualmente, le encargaba a mi padre que me compre una obra literaria en Trujillo; ya que, el trabajaba en la ciudad y viajaba todos los días. De esa manera, desarrolle mi inquietud por leer a diversos escritores peruanos y extranjeros.

Estando en el último año de la secundaria, comencé a leer a Mario Vargas Llosa, siendo “La Guerra del Fin del “Mundo” el primer libro de este autor peruano. Desde aquella fecha tuve la inquietud de leer todas sus obras literarias hasta la actualidad; estando en la universidad me interese por el indigenismo  leyendo a Cesar Vallejo, Ciro Alegría y José María Arguedas,  permitiendo mi identificación con esta corriente literaria y antropológica.

Vargas Llosa, anualmente nos presenta un libro ya sea literario o ensayo, pero como  lo dice en muchos de sus artículos o entrevistas realizadas, y que se han publicado sobre él; se considera un trabajador que diariamente le dedica 8 horas a leer, investigar y escribir sobre un determinado tema. Aparte de presentarnos una obra literaria o ensayo anualmente; también dicta cátedras en diferentes universidades del mundo  al cual es invitado. Para ello prepara sus clases con un tema nuevo, que está investigando publicándolo posteriormente.

Aparte de ello, sus obras literarias  está relacionado a: 1) la política, tenemos  “Conversación en la Catedral”, “Historia de Mayta”, “Cinco Esquinas”; 2) regímenes militares  “La Guerra del Fin del Mundo”, “Pantaleón y las visitadoras”, “La Fiesta del Chivo”, “Tiempos Recio”; 3)  vivencia personal “La Casa Verde”, “La Ciudad y los Perros”, “El Pez en el Agua”; 4) también dedica a la mujer “El paraíso en la otra esquina”, “Retrato de una niña mala”, “Cartas a don Rigoberto”, y “la Tía julia y el Escribidor”; y 5) ha escrito ensayos como: “La Utopía Arcaica”, “La llamada de la Tribu”; entre otros escritos realizado por nuestro premio nobel de literatura.

Estando en la universidad y en sus inicios como escritor, Vargas Llosa  fue izquierdista, pero el asesinato a un amigo cubano por parte del gobierno castrista le hizo renunciar a las ideas socialistas, convirtiéndose en  un liberal a carta cabal; a pesar de sus cambios ideológicos y políticos, es interesante y apasionante leerlo. Aún recuerdo que enseñando en la universidad a mis alumnos de las diferentes escuelas donde dictaba clases, les  hice leer una determinada obra de este autor peruano;  les pedí que me presenten un informe y expongan la idea central, los argumentos y las conclusiones de dicha obra. Algunos quisieron engañarme, pero no lo pudieron porque  les  comente que había  leído casi todas las obras, haciéndole una síntesis de cada una de ellas.

Hasta el último libro “Tiempos Recio” que ha escrito Mario Vargas Llosa, he podido encontrar algunas contradicciones entre sus escritos y su posición ideológica y política. La primera se centra en la critica que le hace a José María Arguedas a través de su ensayo “La Utopía Arcaica”, donde hace una crítica furibunda a su homologo andino; allí describe y manifiesta que el escritor indigenista fue un defensor y cultor de la tradición ancestral,  que es un obstáculo para el desarrollo y modernización del país. Pero en su discurso de agradecimiento al haber sido otorgado el “Premio Nobel de  Literatura”, reconoce en este escritor y antropólogo indigenista como uno de los baluartes de la  interculturalidad, del indigenismo y del rescate de las costumbres y tradiciones andinas, en nuestro país.

La Segunda controversia se relaciona a la crítica que realiza nuestro novelista peruano, respecto al libertinaje de la cultura y del espectáculo;  resaltándolo en su obra “La Civilización del Espectáculo”. Posteriormente  se separa de su esposa y contrae matrimonio con la ex pareja del intérprete español Julio Iglesias; aprovecha los espacios de la farándula para expresar sus sentimientos y emociones; participa en diversos programas mediáticos como también en portadas de revistas de esta naturaleza. Aunque también, podríamos decir que su objetivo fue ingresar al mundo de la nobleza española.

Tercera controversia, lo encontramos en su ensayo titulado “La llamada Tribu”, trata de desprenderse y separarse del modelo neoliberal que viene teniendo vigencia a nivel mundial; aduciendo y sosteniendo que es un liberal ortodoxo o tradicional. El liberalismo como ideología y política es uno solo, las formas pueden cambiar, pero su esencia sigue siendo el mismo.

En su último libro titulado “Tiempos Recios”,  describe la manera como el Gobierno Norteamericano actuaba contra sus pares que no aceptaban ser sometidos;  interviniéndolos militarmente. Para lo cual,  infiltraba agentes de la CIA en los gobiernos centroamericanos, generando zozobra y dando golpes de Estados a los  presidentes democráticos que buscaban una reforma capitalista. En el mismo texto pareciera que da la razón al accionar y la revolución de Fidel Castro en Cuba; contradiciendo sus principios ideológicos de libertad y democracia.

En los últimos artículos que nuestro nobel  ha escrito referente a la situación de la pandemia en que vive el mundo, ha manifestado sus críticas a los gobiernos democráticos que han tomado  medidas de confinamiento de las personas en sus hogares; ya que no es positivo encerrar a las personas en sus casas, porque está en contra de un principio fundamental de la libertad. A pesar de ello,  Vargas Llosa tuvo que maquillar su artículo titulándolo “Confinamiento en democracia”, aceptando y reconociendo la disposición del gobierno español durante la etapa de cuarentena.

Del mismo modo, está circulando por Facebook un video de Mario Vargas Llosa, comentando que desde siempre le ha gustado leer a Cesar Vallejo, e inclusive le encanta siempre leer a “Paco Yunque”, cuya esencia de este cuento es la lucha de clases, la discriminación y el maltrato. Lo cual va en contra de sus principios liberales.

Recientemente, después de saber los resultados electorales en esta primera vuelta de las elecciones presidenciales en nuestro país; el premio nobel, acaba de publicar un artículo donde conmina a la ciudadanía a votar por el mal menor, esto significa votar por “Keiko Fujimori”, bajo ciertos compromisos democráticos. Es importante mencionar que desde la derrota que tuvo por parte del padre de la candidata de la derecha (1990), en todo momento fue crítico hacia el autócrata y su hija que se presenta por tercera vez.

A Mario Vargas Llosa no le interesa la “mochila pesada” que lleva la “Hija del Dictador”, las investigaciones que tiene, entre otros casos judiciales y políticos; solamente le interesa evitar que la izquierda llegue al poder. Por lo que encontramos esa contradicción e incoherencia que siempre nos ha venido brindando como escritor y como político.

Mario Vargas Llosa sigue siendo un escritor que nos seguirá deslumbrando con sus narrativas, apasionándonos con su estilo y  metodología de investigar para escribir; pero ideológicamente será muy controversial con sus posiciones ambiguas e incoherentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: