Exigencias de Gobierno Central siguen trabando la ejecución de proyectos viales

Para asfaltar carreteras o construir puentes

El gerente general del Gobierno Regional de La Libertad, Manuel Llempén Coronel, lamentó que algunas exigencias del Ministerio de Transportes y Comunicaciones para la ejecución de proyectos viales que contribuirían decididamente al desarrollo de los pueblos, haga que estos se traben y no se pueden ejecutar.

Citó como ejemplo que para hacer una carretera asfaltada se pide demostrar que en la vía a intervenir circule una cantidad de vehículos, lo que es una desatino. ¿Cómo pueden pensar desde Lima que en una trocha hay intenso tránsito? ”, dijo.

Casi similar ocurre para el tema de construcción de puentes. Tiene que revisarse todo esto, para facilitar los trámites y poder cumplir con requisitos que sean susceptibles con la realidad de los pueblos del interior, agregó

Esta óptica de priorizar el costo beneficio de una obra para su ejecución es anti técnica y ha postergado los justos reclamos de muchos pueblos que pudieron haber contado con una buena carretera asfaltada hace mucho tiempo, pero que por el poco tránsito que había en sus trochas sus proyectos no calificaron, indicó seguidamente.

Argumentó que las vías de comunicación en general y en especial los puentes y carreteras, mejor si estas últimas son asfaltadas, ayudan a los pueblos del interior a insertarse con la modernidad, los acercan con las grandes ciudades y reducen costos al sacar sus productos a venderlos.

“Estas trabas burocráticas y anti técnicas impiden la generación de nuevas oportunidades de desarrollo para nuestros hermanos del ande”, puntualizó Llempén Coronel.

EN CALEMAR

“Aunque parezca increíble, lo que en Trujillo cuesta entre 28 a 30 soles, a solo tres o cuatro horas de Huamachuco, en Puente Calemar, una bolsa de cemento cuesta 70 soles. Eso se debe a la falta de una buena carretera y un puente para cruzar el rio Marañón”, comentó seguidamente Llempén Coronel.

Al respecto, señaló que estar en estos lugares es observar otra realidad. “Hay mucho por hacer para transformar esa lamentable situación”, señaló.

Por ahora no se puede cruzar el río Marañón sino en oroya y a través de este medio solo se puede llevar una o dos bolsas de cemento y luego hay que trasladarlas en acémila. Eso incrementa los costos de la bolsa de cemento y de cualquier otro producto y es lo que se eliminará con la puesta en funcionamiento del moderno puente y la construcción de la carretera Puente Calemar – Abra El Naranjillo.

“Con el puente y la carretera vamos a eliminar esos altos costos y el enriquecimiento de algunos intermediarios”, acotó finalmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *