¿Cómo tratar un paciente con COVID -19 si vive en casa?

Si un familiar en nuestra casa ha sido detectado con COVID-19 las tres recomendaciones primordiales son: la instalación del paciente en una habitación individual y ventilada, evitar el contacto con otros miembros de la familia y monitorear la evolución de la enfermedad, explicó la docente de la Facultad de Salud de la Universidad Privada del Norte, Graciela Azañero Luján.
“La infección por el COVID-19 es altamente contagiosa es necesario adoptar o extremar las medidas para evitar su transmisión comunitaria, especialmente si la enfermedad está en nuestra casa”, señaló Azañero Luján.
La especialista detalló una serie de acciones desde que el paciente diagnosticado y empieza la cuarentena en nuestra casa:

  • Instalar al paciente en una habitación individual y ventilada.
  • Limitar el movimiento del paciente y reducir al mínimo los espacios compartidos como la cocina, pasillos y el baño.
  • Limitar el número de personas que cuiden al paciente y evitar las visitas.
  • Mantener una distancia mínima de 1 y 2 metros.
  • Uso de mascarillas quirúrgicas (o las que tengamos en casa) y guantes (al momento de coger alimentos, cosas, etc. y desecharlos inmediatamente).
  • Evitar y tocar o manipular la mascarilla mientras se lleve puesta.
  • Que el paciente no utilice joyas, anillos, etc.
  • Los guantes, pañuelos, mascarillas y todos los desechos que genere el enfermo o la atención al enfermo deberán colocarse en un recipiente con una bolsa, dentro de la habitación del enfermo y desecharlos todos los días.
  • Evitar otras formas de exposición a las personas enfermas o a los objetos contaminados en su entorno inmediato, por ejemplo, no compartir cepillos de dientes, cigarrillos, cubiertos, platos, bebidas, toallas, esponjas, sábanas, etc.
  • Los platos y cubiertos que utilice el paciente deben lavarse con agua y jabón o detergente después de cada uso, pero no hace falta tirarlos.
  • Limpiar y desinfectar con frecuencia diaria las superficies que hayan estado en contacto con el enfermo: mesa de noche, la estructura de la cama y otros muebles de la habitación con desinfectante de hogar que contenga una solución de lejía diluida de 1% de lejía y 99% de agua.

Por último, la especialista de UPN dijo que los pacientes pueden atenderse en el domicilio siempre que tengan síntomas leves y no padezcan enfermedades crónicas subyacentes, como cardiopatías o neumopatías, insuficiencia renal o trastornos asociados a inmunosupresión, que acentúen el riesgo de complicaciones.
“Lo más recomendable es mantener un canal de comunicación abierto y constante con un profesional de salud durante todo el tiempo que dure la atención del paciente en el domicilio, es decir, hasta que se recupere por completo”, finalizó Azañero Luján de UPN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: