Caso Elidio Espinoza: La sentencia condenatoria debe ser construida con certeza y no con mera probabilidad

Expresó el director de debate del Colegio que absolvió a Elidio Espinoza y otros siete policías

Por mayoría, el Primer Colegiado Penal de la Corte Superior de Justicia de La Libertad absolvió al alcalde provincial de Trujillo, Elidio Espinoza Quispe, y a otros siete policías en actividad de los delitos de secuestro agravado y homicidio calificado, en agravio de cuatro sujetos abatidos a balazos durante un mega operativo policial ocurrido el 27 de octubre de 2007.

Los magistrados (dos de los tres que conforman el Colegiado) resolvieron en función del artículo dos del título preliminar del Código Procesal Penal, que a la letra dice que se requiere de una suficiente actividad probatoria de cargo, obtenida y actuada con las debidas garantías procesales, para determinar la responsabilidad de una persona imputada de la comisión de un hecho punible.

Durante la audiencia de adelanto de fallo, el director de debate del Colegiado en mención, Dr. Omar Pozo Villalobos, expresó que la “sentencia condenatoria debe ser construida con certeza y no con mera probabilidad”, y que en el presente caso “se advierte motivos divergentes que disminuyen la probabilidad como la existencia de lagunas, insuficiencia demostrativa, eslabones solitarios y declaraciones inconexas, excluyentes y contradictorias”.

Según el voto mayoritario, los testimonios presentados por los representantes del Ministerio Público, a través de testigos con y sin códigos de reserva, presentan contradicciones graves; la agresión física y/o tortura imputada a los ocho acusados no está acreditada ni por los certificados médicos legales ni por las actas de levantamiento de los cuatro cadáveres; y existen dos pericias contradictorias sobre la distancia en que fueron efectuados los disparos.

Asimismo, no se respetó la cadena de custodia que el Código Procesal Penal exige para garantizar el debido proceso, en lo referente a un material óseo extraído en exhumación para acreditar los disparos a corta distancia, por lo tanto no existe certeza si dicho material óseo le pertenece a tal o cual agraviado, y en consecuencia (por todo lo expuesto) existe duda en la forma y circunstancia en que ocurrieron los hechos, por lo que debe primar el principio de in dubio pro reo que es una garantía de la administración de justicia basada en el hecho de que la duda favorece al imputado o acusado.

El Colegiado, por otro lado, declaró fundado por unanimidad la prescripción de oficio del delito de abuso de autoridad, a favor de los ocho acusados, y aceptó el retiro de acusación formulado por el representante del Ministerio Público para los policías Manuel Wilmer Villanueva Fermín y Abel Salazar Ruiz, al no existir pruebas actuadas en el juicio que acrediten los hechos materia de acusación. La lectura integra de la sentencia fue programada para el 31 del mes en curso, a las 8:00 de la mañana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: