América Latina frente a la corrupción

America-Latina

Por: Percy J. Paredes Villarreal

En la década de los 90 del siglo pasado, el economista y premio Nobel Joseph Stiglitz, presenta uno de sus principales libros referidos al neoliberalismo, globalización y corrupción, titulado “El Malestar de la Globalización”. En dicha publicación, describe las consecuencias que trae la implementación de las políticas Neoliberales, en el mediano y largo plazo, en aquellos países que habían implementado este modelo de desarrollo.

En este ensayo, toma como ejemplo la implementación de las políticas neoliberales en la ex Unión Soviética, describiendo el proceso de reforma estructural y el cambio de modelo realizado, es decir del socialismo al capitalismo; el autor describe las consecuencias de la reforma del Estado, como:  el despilfarro de dinero, la malversación de los fondos obtenidos por la privatización de las empresas públicas, el usufructuó de las ganancias y el enriquecimiento ilícito de muchos funcionarios del Estado a partir de este cambio de modelo económico y político.

Asimismo, durante esa misma década en América Latina, también se comenzaron a dar muchos cambios estructurales en diversos países; particularmente en nuestro país, donde la implementación de las Reformas del Estado en tiempos de Fujimori, implico grandes ingresos económicos al fisco. Pero que, en el poco tiempo esas cuantiosas sumas de dinero fueron reduciéndose sin dar explicación de cómo se han venido despilfarrando; además, de las coimas y comisiones que algunos funcionarios obtenían producto de una serie de contratos, etc.

Esto se supo a fines de dicha década, donde se difunde un video en el cual Montesinos grababa la entrega de grandes sumas de dinero a los congresistas tránsfugas, para que pasen a su partido y de esa manera tener mayoría en el Parlamento Nacional; también, se pudo ver como muchos empresarios, políticos, artistas, broacaster de la televisión, etc., pasaban por la centralita y recibían ciento de miles de millones de sones a cambio de alinearse con el fujimorismo.

La corrupción también ha sucedido en Brasil, donde en estos últimos días un empresario brasileño ha manifestado ante las autoridades judiciales el haberle hecho entrega de grandes sumas de dinero al gobierno de Lula y a la actual presidenta, vía Petrobras.

Del mismo modo, en el hermano país de Chile, uno de los escándalos que ha salpicado es el caso del hijo de la Presidenta Bachelet, que se encuentra implicado en actos de corrupción, como ha sido el procedimiento irregular en la compra de terrenos valorizados en millones de pesos. En un primer momento el gobernante chileno, en los primeros días del escándalo no salió a dar explicación sobre este sonado caso; pero por presión de la población, la clase política y los medios de comunicación, ha tenido que salir a dar la cara.

Y así podemos describir actos de corrupción, en otros países sudamericanos, donde se encuentran involucrados Gobernantes o altos funcionarios del Estado, personas o familiares allegadas a gobernantes. En algunos casos, se están tomando acciones drásticas, como en otros casos siguen siendo ignorados por las autoridades, o en su efecto están poniendo obstáculos para su investigación.

Queda demostrado que la corrupción, no tan solo se expresa en gobiernos de derecha, también se encuentra en gobiernos de izquierda como es el caso de Venezuela, Chile, también se habla de Argentina, etc.; ni que decir de los gobiernos dictatoriales y autoritarios, que también se encuentran inmersos en estos actos delictuosos.

Quisiera culminar este articulo con una anécdota que me sucedió en el curso de Planificación Participativa realizado en Chile, donde tuve la oportunidad de participar; uno de los temas era hacer un diagnóstico de la situación Política, Económica y social de América Latina, en dicha exposición realizada por una funcionaria de la CEPAL,  obvio el tema de la corrupción que vienen atravesando muchos gobiernos de América Latina; lo cual, al hacerle esa observación la ponente me respondió diciendo que lo que se ve en la actualidad, en relación a la corrupción, no es tan grave o de gran magnitud en comparación a la corrupción que hubo durante la época de gobiernos dictatoriales o autoridades existentes en nuestro Continente.

Es decir, la expositora daba entender que en la actualidad hay una corrupción pequeña al cual no debemos alarmarnos, es decir no era resaltante para ella; lo cual, manifesté mi desacuerdo porque así fuese pequeña o muy relevante, se tiene que tomar cartas en el asunto. Por lo tanto, considero que uno de los temas de la agenda pública a discutir y debatir tanto a nivel nacional, como  internacional es abordar el tema de la lucha corrupción.

De lo contrario, este mal canceroso va a controlar al Estado, tal como se viene dando en algunos países, como en nuestro caso que está comenzando a formar parte de nuestra vida cotidiana, y también en las esferas del Estado y en todas las instituciones públicas. Por lo tanto, me parece importante  plantear una nueva Constitución Política para el país, como lo vienen haciendo algunos en el continente sudamericano, específicamente Chile; de esa manera, podemos romper con esta lacra que es la corrupción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: