Advierten tráfico de explosivos de alta peligrosidad usados por mineros ilegales

El material explosivo e insumos químicos tienen como cliente principal a la minería ilegal que depreda y contamina en Huamachuco  y en varias regiones del país

Huamachuco, 8 de agosto. Las cajas con dinamita, detonantes, mechas, ácido nítrico y cianuro  desfilan por las carreteras del país ante la pasividad de las autoridades. Y es en la sierra de La Libertad donde se encuentran los mejores compradores de esta mercancía altamente letal, según advirtió la Policía.

Según fuentes policiales, los traficantes trasladan gran parte de estos explosivos hasta la sierra liberteña burlando los controles sanitarios o policiales para venderlos a las mafias dedicadas a la minería ilegal en esta zona andina.  Los explosivos llegan a su destino ilícito para aumentar el número de socavones, así como la exploración y extracción del material aurífero sin cumplir los protocolos de seguridad.

Advirtieron, que los contrabandistas se atreven a mover millares de  cartuchos de dinamita,  fulminantes,  sacos de carbón activado,  cilindros y sacos de cianuro y cloruro de sodio en la provincia de Sánchez Carrión por pedido de los mineros ilegales. “Los mineros ilegales usan insumos y explosivos de contrabando que son comprados a las empresas formales”, revelaron.

Una intervención policial conjunta con el Ejercito puso al descubierto que estas  mafias que operan en el cerro El Toro, Huamachuco,  utilizaban  fachadas de humildes viviendas o ancianos para  ocultar dos toneladas de  explosivos e insumos químicos  de alta peligrosidad, convirtiendo la zona en una bomba de tiempo.

El daño que hacen los mineros ilegales en Sánchez Carrión es evidente. Fotos aéreas recién captadas muestran que los árboles de eucaliptos son sembrados para ocultar la depredación al medio ambiente y las actividades ilícitas.

La Policía sospecha que una de las zonas desde donde se trae el material es Casma.  Fue ahí, el pasado 20 de julio, que se detuvo a un camión repleto de explosivos camuflado en sacos de abono con destino a la ciudad de Trujillo. 60,368 cartuchos de dinamita, rollos de mecha rápida, de seguridad, y de mecha lenta con fulminante.

¿De qué sirve entonces el trabajo de inteligencia de la Policía Nacional si no se endurecen las penas, ni se ataca directamente a los proveedores?  La dinamita incautada es el arma principal de los mineros ilegales y de las bandas delincuenciales para amedrentar a sus víctimas y cobrarles un cupo extorsivo.

La Fiscalía Provincial Mixta Corporativa de Sánchez Carrión tiene un duro reto. La población pide acciones inmediatas para frenar estas mafias organizadas que continúan operando con total impunidad; incluso,  desafiando procesos sancionadores.

 

Es necesario que las entidades involucradas directamente apoyen a la erradicación de este comercio ilícito.  El tráfico ilícito de explosivos es un negocio redondo para los delincuentes. Lo demuestran las repetidas incautaciones hechas por efectivos de la Policía Nacional. Y al parecer se necesita una mayor y efectiva presencia del Estado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *