4 estrategias para cerrar las brechas del distanciamiento social en la educación

  • Para los sistemas educativos el retorno presencial a las aulas de clase ha significado la ventaja de enseñar nuevamente cara a cara, pero también ha implicado la necesidad de impulsar estrategias para reducir brechas académicas y generar bienestar emocional entre los estudiantes.

Si algo dejó en claro el aislamiento social motivado por el Coronavirus es que, entre todos los grupos etarios es probable que uno de los segmentos demográficos más impactados haya sido el de la niñez y la juventud. La interrupción de sus dinámicas de interacción e integración a contextos como el escolar impactó en que 400 mil alumnos dejaron de ver clases en 2020 en el Perú, según el INEI.

De esta manera, se puede confirmar que el retroceso en las capacidades académicas de los escolares no es un síntoma local, sino más bien global, y en esto coinciden un grupo de educadores peruanos. Ellos actualmente trabajan en el sistema educativo norteamericano ya que han sido reclutados por Participate Learning, un programa mundial que facilita intercambios para que maestros de todo el mundo vayan a enseñar a niños en edad escolar en Centros Educativos de Estados Unidos permitiendo que reciban una educación multicultural de calidad.

De acuerdo con estos profesionales de la educación, los cambios identificados en el antes y después de la pandemia no están solo en el aprendizaje en sí mismo, sino también en la capacidad de los estudiantes para seguir instrucciones y establecer nuevas rutinas sociales, por ejemplo, estar cerca de otros compañeros o retomar la comunicación cara a cara luego de un largo tiempo de recibir lecciones virtuales.

Para estos educadores, los vacíos existentes en conocimientos elementales académicos han impactado el sistema escolar en su conjunto. En diferentes niveles escolares se han detectado, por ejemplo, grados de comprensión lectora y escritura inferiores a lo esperado en tiempos anteriores a la pandemia; lo mismo sucede en cuanto a la capacidad de análisis numérico y resolución de problemas aritméticos.

Por otra parte, en el ámbito social, los estudiantes mostraban debilidades en la socialización, poca tolerancia a la frustración, dificultad para manejar las emociones, y una limitada educación socioemocional.

¿Cómo superar las dificultades en la educación?

A través de su experiencia en Estados Unidos, los educadores de Perú antes señalados identificaron prácticas socioeducativas que han permitido reducir las brechas o vacíos generados por el distanciamiento social y la interrupción de la asistencia física al salón de clases. Entre estas prácticas se recomienda:

  1. Mantener una fluida comunicación entre el maestro y el alumno como una manera de reforzar la confianza y progresar sobre una base sólida en la que los estudiantes conozcan los objetivos de aprendizaje y sepan qué se espera de ellos a nivel de comprensión y ejecución de tareas, proyectos y pruebas académicas.
  2. Destacar la importancia de que los educadores se esfuercen por ser creativos y brindar un esfuerzo extra para apoyar a los estudiantes que muestran un mayor rezago cuando así sea necesario.
  3. Buscar el apoyo de personas como los orientadores, trabajadores sociales o psicólogos, si es que el equipo escolar dispone de estos perfiles dentro de la institución. Los maestros coincidieron en su opinión de que el apoyo en casa a los estudiantes es en extremo relevante ya que facilita el progreso de niños y, en tanto ellos ven su propio desarrollo, se motivan para querer aprender más.
  4. Comprender que la educación es una labor humanista y por tanto debe concebir a los estudiantes de una manera integral como personas, por eso puede ser muy útil, antes de iniciar labores académicas, sacar el tiempo para preguntar a los estudiantes cómo se sienten, desarrollar dinámicas y juegos que incrementen su confianza y seguridad y abrir espacios para compartir y hablar
  • abiertamente sobre las dificultades académicas y sociales que sienten los estudiantes.

Participate Learning y su trabajo integrado

Los cambios surgidos en el 2020 con la llegada del Coronavirus impactaron fuertemente a educadores y estudiantes. Los acontecimientos fueron tan repentinos que prácticamente solo hubo tiempo para reaccionar. Así, los educadores reclutados por Participate Learning, primero debieron ofrecer lecciones grabadas que se enviaban a los estudiantes, luego se pasó a clases online en tiempo real, luego se establecieron esquemas mixtos de presencialidad y distancia y más recientemente se ha vuelto a los salones de clase. En esta transición, los educadores, los distritos escolares, los centros educativos y el programa Participate Learning generaron un esfuerzo conjunto para apoyar el aprendizaje de niños en tiempos de aislamiento. Ahora, 100% presencial, el programa Participate Learning se encuentra en la búsqueda de nuevos maestros que quieran ser parte de este esfuerzo por una educación multicultural en los Estados Unidos. Si usted es educador y está interesado en vincularse al programa puede aplicar en www.participatelearning.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: