Investigadores liberteños de UPN realizan técnica que reduce en 30% el proceso de secado de arándanos

El estudio representa una alternativa de solución para la crisis alimentaria, generando ahorro de energía y costos, y ha sido publicada en la prestigiosa revista Journal of Food Engineering (Q1)

Una nueva técnica que permite la conservación de arándanos por un mayor periodo de tiempo, manteniendo sus propiedades nutricionales y reduciendo el desecho originado en su proceso de producción, fue desarrollada por un equipo investigador de docentes y estudiantes de la Universidad Privada del Norte (UPN), quienes realizaron el proyecto en el Centro de Investigación Avanzado en Agroingeniería (CIAA) de la UPN en Trujillo.

Meliza Rojas, docente investigadora UPN e integrante del proyecto, considera que el estudio representa una alternativa de solución en el marco de la crisis alimentaria. “Los alimentos secos brindan seguridad en épocas de escasez porque pueden ser almacenados por tiempos prolongados y transportados con facilidad a zonas donde los productos frescos no se producen”, indica.

La técnica empleada fue el secado por ventana refractante que utiliza energía térmica para eliminar el agua del producto, reduciendo en 30% el tiempo del proceso respecto al método tradicional. “Los arándanos se consumen principalmente en forma fresca, sin embargo, son altamente perecederos, lo que limita su comercialización, almacenaje y disponibilidad fuera de temporada. Buscamos desarrollar procedimientos para optimizar su conservación”, señala la docente Rojas.

Uno de los avances logrados en el proyecto,  formado por  el equipo de  estudiantes de ingeniería agroindustrial Eduardo Rurush, María Alvarado, Paola Palacios y Yeimy Flores, junto al docente investigador de UPN, Alberto Miano, es la publicación del artículo científico en la revista Journal of Food Engineering (Q1), fuente internacional reconocida por compartir  estudios relacionadas con la ciencia de los alimentos.

Meliza Rojas, destacó que las empresas productoras de productos deshidratados se beneficiarán en términos de energía y costos. “Gracias a la optimización del tiempo de los procesos, también se ahorraría costos de producción y los precios serían más bajos para el sector agrícola”, explica la investigadora.

Como parte de su compromiso con La Libertad, la UPN implementó el primer Centro de Investigación Avanzada en Agroingeniería en Trujillo, proyecto que beneficia a jóvenes investigadores y al sector agroindustrial. “El CIAA busca contribuir al desarrollo de la región mediante propuestas innovadoras de mejora de productos y procesos de la agroindustria”, finaliza Meliza Rojas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: