Cinco consejos para equilibrar la maternidad y el retorno a las oficinas

Con el avance en el esquema de vacunación en el Perú y la flexibilización de algunas medidas contra el COVID-19, cada vez más empresas se vienen sumando al retorno a labores presenciales. Y si bien, la vuelta a la presencialidad es un paso natural a la futura “normalidad”, para aquellas mujeres que también han venido desarrollando el rol de madre en los últimos dos años o aquellas que recién lo están iniciando, posiblemente esto represente un reto adicional que las empresas deben contemplar.

Es importante que las organizaciones se esfuercen en crear medidas que permitan a las mujeres tener completa libertad de decidir si continúan en el mercado laboral después de la maternidad y construir herramientas que en caso de decidir continuar, puedan encontrar oportunidades en lugar de obstáculos en su desarrollo profesional. Esto a su vez beneficiará a las empresas ya que al sentir el apoyo, es más probable que el personal trabaje de forma más comprometida con la organización.

Según datos del Ranking PAR 2021 de Aequales, el 72% de las empresas peruanas cuenta con una sala de lactancia y el 54% permite el home office de acuerdo con la edad del bebé. Y si bien esto es un avance importante, solo un 25% cuenta con grupos de soporte para madres y un 15% cuenta con un servicio de guarderías.

“No importa el tamaño o el rubro de la empresa, es fundamental velar porque el proceso de retorno sea cómodo, respetuoso y equilibrado para cualquier madre. Para ello, es clave brindarles herramientas que les permitan desempeñar sus funciones orientando su medición de desempeño hacía resultado, pero reconociendo los cambios y retos que trae la maternidad  para que las mujeres sigan creciendo en su carrera profesional”, sostiene Andrea de la Piedra, CEO y cofundadora de Aequales. Recalca además que esto no es algo que solo beneficia a las madres sino que le permite a las organizaciones contar con talento diverso y comprometido, con los impactos positivos que tienen estas medidas inclusive en el desempeño financiero de las compañías.

En ese sentido, en el marco del Día de la Madre, nos presenta 5 recomendaciones que toda empresa debería considerar para promover un retorno a labores más inclusivo con las madres:

  1. La empatía es el primer paso: Hay que tener en cuenta que volver a la oficina siendo madre o tras una licencia de maternidad es muy complejo porque la persona que se ha ido no es la misma que está regresando. Es muy diferente a volver de vacaciones. La mujer y madre que vuelve a labores es también un ser humano con una conexión emocional distinta con su entorno familiar, en particular con su bebé o hijos.
  2. El trabajo remoto y la flexibilidad siguen siendo clave: Si hay algo que la pandemia ha demostrado es que el teletrabajo, en los casos en los que es posible aplicarse, es un gran aliado para mantener activa una compañía sin la obligatoriedad de lo presencial. Una madre que pueda optar por este beneficio con mayor frecuencia no solo podrá ser productiva y tener una mayor tranquilidad por no alejarse de su entorno familiar, sino que valorará significativamente a su empresa y su compromiso será mayor.
  3. Coordina horarios de reuniones: Es importante identificar con las madres colaboradoras cuáles son los espacios y horarios ideales para agendar sesiones de trabajo. Usualmente, una reunión antes de las 9:00 am o después de las 6:00 pm suele ser muy complicada de responder, ya que podrían estar atendiendo a sus hijos/as. Sin embargo, lo recomendable es que esos intervalos sean conocidos y respetados por ambas partes.
  4. Forma grupos de apoyo: Crea una red de apoyo para los padres y madres de la organización. Un espacio en donde puedan compartir sus experiencias, dudas o ideas sobre su experiencia. El soporte emocional es clave sobre todo en los primeros meses de post natalidad.
  5. Adecúa o implementa una sala de lactancia: Establece y/o adecúa el espacio destinado para el lactario con los requisitos de salubridad y bioseguridad bajo las nuevas medidas de protección, además de los implementos necesarios para dicho fin.

Es importante que estas medidas también puedan ser dirigidas a los padres con el fin de promover la corresponsabilidad de ambas figuras en esta etapa. De esta manera, contribuimos con un retorno a la presencialidad laboral más equilibrado para las mujeres y a su vez, con su desarrollo personal y profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: