Trujillo: restaurante “Q´ tal concha” y ferretería “Rony” fueron embargados

1175199_632494966774149_1664984934_n

La comuna provincial  intervino a tres locales comerciales y una institución educativa por incumplir las normas ediles. Según se informó, los establecimientos mantenían deudas no tributarias que se encontraban inmersas dentro de un procedimiento de cobranza coactiva.

En lo que va del año, Oficina de Ejecutoría Coactiva del Servicio de Gestión Ambiental de Trujillo (SEGAT), ejecutó la segunda diligencia de embargo en forma de secuestro conservativo con extracción – desposesión de bienes muebles de propiedad de los ejecutados -, en la historia de su creación que data del 23 de mayo del 2007 mediante la Ordenanza Municipal N° 012-2007-MPT.

Esta ordenanza data en virtud de las deudas no tributarias consistentes en las multas administrativas impagadas que se encuentran inmersas dentro de un procedimiento de cobranza coactiva debidamente iniciado.

El primer embargo se realizó a la ferretería “Rony”, por el proceso de ejecución coactiva ante el incumplimiento del propietario de apersonarse a regularizar su situación. En el caso del restaurante “Q´ tal concha”, se procedió al retiro de los bienes, como: electrodomésticos y juegos de recreación infantil.

En el caso del colegio privado “Inmaculada Virgen de la Puerta”, se conoce que mantenía una deuda producto de una infracción cometida la noche del 11 de septiembre del año 2011, por generar contaminación sonora. Según un informe, se detalla que la Institución estaba emitiendo 75.5 decibeles (db), cuando en una zona urbana el máximo de db permitidos es 50.

Sin embargo, los directivos de la Institución Educativa se comprometieron a pagar los más de 5 mil soles que adeudaban. Por la misma decisión optaron los dueños del restaurante “Taurino”.

En este segundo embargo del año, la multa impuesta a los locales asciende a 5 mil 920 soles por haber infraccionado el código G-135 de la ordenanza municipal 03-2008-MPT por contaminación sonora.

 “En la misma resolución se da un plazo de 7 días para que pague su deuda, así mismo se informa que si no paga, el ejecutor aplicará las sanciones que figuran en el documento”, comento Miguel Vaisman Tello, gerente del SEGAT.

Finalmente, refirió que se continuará realizando estos operativos a los locales que adeudan multas impuestas por los fiscalizadores de SEGAT. “Estamos agilizando la revisión de los expedientes que de alguna manera hay un pasivo en cuanto a la deuda que arrastramos de años anteriores, que bajo mi gestión estamos procurando cubrir”, acotó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: