Saboteador Presidente USA frente a  Cuba samaritano ante Covid 19

Por:Amaro Rodríguez S.

Las conductas de las personas, instituciones y de gobiernos en momentos de catástrofes de cualquier índole que afectan y atentan contra la salud y vida de las personas evidencian su calidad humana, así es cuando una persona cae en desgracia, en esos momentos conoce quienes realmente son su amigos y le tienden la mano, así ocurre entre países que deben ayudarse en aras a la condición humana y no de efímeros intereses mercantiles.

Así como dice en parte  del evangelio cristiano “el que no cosecha conmigo, estorba”, en el mejor de los casos quienes no tienen voluntad de servir a su prójimo, se  pongan a un lado y no dificulten los trabajos orientados a la recuperación, en este caso para esquivar la pandemia del Covid 19 que nos conduce a la fosa sin llevarnos nada de las riquezas.

En el escenario internacional el Presidente norteamericano Donald Trump, por propia voluntad se promociona caricaturescamente como un claro saboteador de los esfuerzos desplegados por otros países, para contener esta pandemia letal que empieza a diezmar la población y sumir en zozobra a la sobreviviente.

Se califica como un evidente sabotaje a los esfuerzos que desarrolla  de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con infundados  argumentos, retira el aporte económico que lo hace como uno de los países comprometidos con esta organización internacional de Salud, a fin de impedirle su trabajo en favor de los países del mundo, mediante recomendaciones técnicas internacionales para frenar la expansión del Covid 19.

Como otra muestra de fragante sabotaje a la defensa de la vida, el Presidente Trump  impide llegue la ayuda internacional humanitaria mediante insumos a la República de Cuba, para mejorar su lucha contra el Covid 19, así como lo hace también contra  otros países soberanos como Siria, símbolo en la lucha contra el terrorismo hoy con ayuda made in USA, y a más países sancionados unilateralmente por el  prepotente Gobierno de Trump para sentirse aún con poder.

En este escenario se dibuja con claridad el rol del gobierno de Trump como un neo Goliat frente a su vecino país Cuba que representa a un David, pero en la práctica pese a estas limitaciones impuestas por el imperio de Trump, Cuba actúa como un buen samaritano  y como extranjero llega en ayuda de otros pueblos víctimas del Covid 19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: