PJ condenó a un presidente regional y tres ex alcaldes

poder-judicial
En los primeros diez días de 2015, el Poder Judicial, a través de diversas salas del país, condenó a un electo presidente regional, tres ex alcaldes distritales y 15 ex funcionarios ediles por la presunta comisión de delitos de corrupción en agravio del Estado.

Al titular del Gobierno Regional de Huancavelica, Glodoaldo Álvarez Oré, el Segundo Juzgado Unipersonal Penal lo sentenció a dos años de prisión suspendida y lo inhabilitó para ocupar cargo público por el mismo periodo, por lo que no podrá ejercer funciones.

Álvarez Oré fue hallado responsable de peculado por apropiarse de un millón de soles cuando fue alcalde de la provincia de Acobamba.

Por su parte, la Sala Penal Liquidadora de Cusco condenó a nueve años de cárcel efectiva a Elio Pro Herrera, ex burgomaestre de Echarate (provincia de La Convención, Cusco) por favorecer a una empresa en la compra de 17 maquinarias (colusión) por 13.7 millones de soles. También fueron sentenciados otros siete ex funcionarios.

En Áncash, el Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria de la Corte Superior de Justicia del Santa ordenó 18 meses de prisión preventiva contra Juan Gasco Barreto, ex alcalde de Nuevo Chimbote, por el presunto delito de colusión.

A la ex autoridad edil se le imputa haber solicitado un porcentaje del monto adjudicado para la construcción de veredas en el pueblo joven Villa María. La sentencia comprende a tres ex funcionarios de ese municipio.

Asimismo, el Juzgado Penal Unipersonal de Moquegua impuso cinco años de prisión efectiva al ex alcalde provincial de Mariscal Nieto, Edmundo Coayla Olivera, así como a otros tres ex directivos de esa comuna.
También el Poder Judicial dictó prisión preventiva para el saliente gerente regional de Madre de Dios, Marco Romero Torres (seis meses), y el ex gerente regional de Puno, Néstor Aroapaza (nueve meses).

La lucha frontal contra la corrupción es una de las principales políticas de la gestión, recordó el presidente del Poder Judicial, Víctor Ticona Postigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *