¿Lo técnico o lo político?, política para nuevos tiempos.

  • or: Crisanto, F.

Hace más de cuarenta años un político chino puso la marca a su gestión; “no importa de qué color sea el gato, necesitamos gatos que cacen ratones”, ahora la China Popular es la segunda economía más importante del mundo, seguida por Estados Unidos. En estos tiempos, a nadie se le ocurre desconocer que necesitamos modernizar economías emergentes como la peruana, donde aún hay mucho por hacer en la administración pública.

Lo técnico o lo social, siempre fue un buen pretexto, o, bien para hacer mucho, o bien para no hacer nada, lo que ha funcionado en la gerencia pública, son “políticos con experiencia técnica” o “técnicos con experiencia política”, porque lo que está en juego son los logros. De nada sirve ser un buen político, devorado a sabiendas por lobos que no faltan. De nada sirve ser un buen técnico, temeroso de mirar más allá de la calculadora y los planos.

Las autoridades políticas se han acostumbrados a pedir y gastar, esta forma de gestión pública, se acabó, ahora lo que se necesita es creatividad para hacer más obras, aún no se hace entender al poblador que su contribución local es valiosa, de ahí las altas tasas de morosidad por baja policía, que es un tema doméstico, en los gobiernos locales existen equipo de profesionales en ciencias contables, administrativas y económicas que solo se quedan en diagnósticos y cobros coactivos.

Qué pasa con las decisiones gerenciales. El politólogo Tanaka (2016) afirma. “El discurso tecnocrático en los últimos años pone énfasis en que ya se terminó cierta etapa de las reformas que ha llevado al Perú a donde está, y que ahora se necesitan reformas más profundas”. Son los nuevos tiempos que nos exigen aprendizajes y mirada gerencial, de otra manera no vamos a poder hacer andar el crecimiento económico local con desarrollo social.

En campañas electorales ofrecen el ‘oro y el moro’, en el trono, hacen lo que pueden, y muchos ni siquiera gastan lo que el Ministerio de Economía y Finanzas les entrega, y esto para no hablar de eficacia, eficiencia y desarrollo organizacional.  La iniciativa de Kuczynski de crear el ministerio de apoyo a las regiones para “simplificar los procedimientos, para que las municipalidades puedan hacer sus proyectos y los terminen”.  Me parece una idea revolucionaria. No debemos tener miedos gobernadores y alcaldes al cambio político. Por el miedo los políticos están visto como lo peor. Por el miedo nos ven como uno más del montón y por el miedo se ven en la encrucijada de la revocatoria y el odio popular.

Finalmente, no basta que los gobernadores regionales y alcaldes soliciten que se les otorgue el 50% del presupuesto nacional desde el 2017 y que se derogue la ley que prohíbe la reelección de autoridades de regiones y municipios. Demuéstrennos que son buenos gatos, y no importando en qué ideología crean, son buenos cazadores de ratones.

  • Antropólogo social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: