Coronavirus: Por qué Debemos Actuar Ya

Políticos, empresarios, asociaciones y comunidades: ¿Qué deberían hacer y cuándo?

Por: Tomas Pueyo
Extracto del artículo que ha sido actualizado el 12/3/2020. Traducción al español del artículo original Coronavirus: Why You Must Act Now, con más de 12 millones de visitas en las últimas 48h. Traducción de Patricia de Llano, revisión de Tomás Pueyo, autor original.

Leer articulo en completo  aquí. 

3. ¿Qué deberíamos hacer?

Aplastar la curva

Esto ya es una pandemia. No puede eliminarse. Pero lo que podemos hacer es reducir su impacto.

Algunos países han sido ejemplares. El mejor es Taiwan, muy conectado a China y con menos de 50 casos hoy en día. Este artículo científico explica todas las medidas que tomaron de forma temprana, centradas en la contención.

Ellos han sido capaces de contenerlo, pero muchos países no tienen su experiencia y no han podido hacerlo. Ahora, están centrados en mitigar los efectos de la enfermedad. Tienen que hacer el virus tan inofensivo como sea posible.

Si reducimos las infecciones tanto como podamos, nuestros sistemas sanitarios serán capaces de gestionar los casos mucho mejor, reduciendo la tasa de letalidad. Y si extendemos esto en el tiempo, llegaremos a un punto en el que la sociedad podrá ser vacunada, eliminando todo el riesgo a la vez. Así que nuestro objetivo no es eliminar los contagios por coronavirus. Es posponerlos.

Cuanto más posterguemos los casos, mejor podrá funcionar el sistema sanitario, más baja será la tasa de mortalidad y más alto el porcentaje de población que podrá ser vacunado antes de ser infectado.

¿Cómo se aplasta la curva?

Distanciamiento social

Sólo hay una cosa muy sencilla que podemos hacer y que funciona: distanciamiento social.

Si volvemos a la gráfica de Wuhan, recordarás que tan pronto como se dictó un aislamiento total, los casos se redujeron. Esto es porque la gente dejó de relacionarse y el virus dejó de extenderse.

El consenso científico actual dice que este virus puede propagarse a lo largo de 2 metros si alguien tose. De otro modo, las gotitas caen al suelo y no te infectan.

La peor infección viene entonces a través de las superficies. El virus puede llegar a sobrevivir hasta 9 horas en diferentes superficies como el metal, cerámica y plásticos. Esto significa que cosas como los pomos de las puertas, las mesas o los botones del ascensor pueden convertirse en vectores de transmisión terribles.

Esto ya fue probado en el pasado. Concretamente, en la pandemia de gripe de 1918.

Lecciones de la pandemia de gripe de 1918


 

Se puede ver cómo Philadelphia no actuó rápidamente y tuvo un pico masivo de muertes. Compárese con St. Louis, que sí lo hizo.

Ahora, miremos a Denver, que implantó medidas pero luego las relajó. Ellos tuvieron un pico doble, siendo el segundo más alto que el primero.

Generalizando, esto es lo que vemos:

Este gráfico muestra, para la gripe de 1918 en los EEUU, cuántas más muertes hubo por ciudad en función de la rapidez con la que se tomaron medidas. Por ejemplo, una ciudad como St. Louis tomó medidas 6 días antes que Pittsburg y tuvo menos de la mitad de muertes por ciudadano. De media, tomando medidas 20 días antes, redujo la tasa de mortalidad a la mitad.

Italia se ha dado cuenta finalmente de esto. Primero, aislaron Lombardía el domingo, y un día más tarde, el lunes, se dieron cuenta del error y decidieron que tenían que aislar a todo el país.

Aún tendremos que esperar de una a dos semanas para ver los resultados. Recordemos la gráfica de Wuhan: hubo un retraso de 12 días desde el momento que el cierre fue anunciado hasta el momento en el que los casos oficiales (naranjas) empezaron a bajar.

¿Cómo pueden los políticos contribuir al distanciamiento social?

La pregunta que se están haciendo los políticos hoy no es si deberían hacer algo, sino cuáles son las acciones apropiadas que deberían tomar.

Hay varias etapas para el control de una epidemia, empezando con anticipación y terminando con la erradicación. Pero ya es demasiado tarde para la mayoría de las opciones. Con este nivel de casos, las dos únicas opciones que los políticos tienen en frente son la contención y la mitigación.

Contención

Contener significa asegurarse de que todos los casos son identificados, controlados y aislados. Es lo que Singapur, Hong Kong, Japón o Taiwan están haciendo tan bien: Muy rápidamente limitan el número de personas que llegan, identifican a los enfermos, los aislan inmediatamente, utilizan material protector eficaz para proteger a su personal sanitario, investigan todos los contactos, los ponen en cuarentena…Esto funciona extraordinariamente bien cuando se está preparado y se hace de manera temprana y no es necesario parar la economía para ello.

Ya he hablado de la exitosa estrategia de Taiwan. Pero la de China también lo es. Los esfuerzos que realizó para luchar contra el virus son abrumadores. Por poner un ejemplo, formaron 1.800 equipos de 5 personas cada uno rastreando a cada persona infectada, todos aquellos con los que se habían relacionado, después todos con los que se habían relacionado éstos últimos y después aislándolos a todos. Así fue como fueron capaces de contener el virus en un país de mil millones de personas.

Esto no es lo que los países occidentales han hecho. Y ya es demasiado tarde. El anuncio reciente de EEUU sobre la prohibición de viajar entre gran parte de Europa y EEUU, es una medida de contención en un país que tiene, a día de hoy, 3 veces el número de casos que Hubei tenía cuando quedó aislada, creciendo exponencialmente. ¿Cómo podemos saber si esta medida es suficiente? Simplemente analizando la prohibición de viajar a Wuhan.

Este gráfico, basado en un modelo creado por epidemiólogos, muestra el impacto que la prohibición de viajar a Wuhan tuvo retrasando la epidemia. El tamaño de las burbujas muestra el número de casos diarios. La línea superior muestra los casos si no se hace nada. Las otras dos líneas muestran el impacto si el 40% y el 90% de viajes son eliminados, respectivamente.

Si no ves mucha diferencia, ése es el punto. Los investigadores estiman que, en total, la prohibición de viajar a Wuhan sólo retrasó la expansión del virus en unos 3–5 días.

Ahora bien, ¿cuál pensaron los investigadores que sería el impacto de reducir la transmisión?

El bloque superior es el mismo que has visto antes. Los otros dos bloques muestran unos índices de transmisión reduciéndose. Si la tasa de transmisión baja del 25% (a través de distanciamiento social), se aplasta la curva y se retrasa el pico en un total de 14 semanas. Si se reduce la tasa de transmisión en un 50% ya no podremos ni siquiera ver los máximos de la epidemia en un cuatrimestre.

La restricción de viajes a Europa de la administración estadounidense es buena: probablemente nos haya hecho ganar unas horas, quizás un día o dos. Pero no más. No es suficiente. Es contención cuando lo que se necesita ahora es mitigación.

Una vez que se tienen cientos o miles de casos creciendo en la población, prevenir que lleguen más o rastrear los existentes e aislar sus contactos, ya no es suficiente. El siguiente nivel es la mitigación.

Mitigación

Mitigación requiere un distanciamiento social riguroso. La gente tiene que dejar de salir y quedar con otros para bajar la tasa de transmisión (R), de R = ~2–3 donde el virus progresa sin control, a por debajo de 1, cuando eventualmente muere.

Estas medidas requieren el cierre de empresas, tiendas, transporte público, escuelas y asegurarse del cumplimiento de las mismas. Cuanto peor es la situación, más estricto debe ser el distanciamiento. Cuanto antes se impongan unas medidas rigurosas, antes podrán retiradas, más fácil será identificar los casos en proceso y menos gente será infectada.

Esto es lo que tuvo que hacer Wuhan. Esto es lo que Italia estuvo forzada a aceptar. Porque cuando el virus está fuera de control, la única medida que funciona es que todas las zonas infectadas dejen de propagarlo a la vez.

Con miles de casos oficiales — y decenas de miles de reales — esto es lo que países como Irán, Francia, España, Alemania, Suiza o los EEUU tienen que hacer. Hoy.

Pero no lo están haciendo.

Algunos negocios han implatado el teletrabajo, lo cual es fantástico.
Algunos eventos multitudinarios están cancelándose.
Algunas áreas afectadas se están aislando.

Todas estas medidas ralentizarán al virus.

Pero no es suficiente para que la tasa de transmisión, R, pase del 2.5 al 2.2 o incluso al 2. Necesitamos que esté por debajo de 1 durante un periodo prolongado para matarlo. Y si no podemos hacer eso, tenemos que aproximarnos lo posible a una tasa del 1, tanto tiempo como sea posible, para aplastar la curva.

Así que la pregunta es: ¿Cuáles son los sacrificios que tenemos que hacer para bajar la R? Este es el menú que Italia ha puesto delante de todos nosotros:

  • Nadie puede entrar o salir de areas aisladas, a menos que se demuestren razones familiares o laborales.
  • El tránsito dentro de estas zonas debe evitarse, a menos que esté justificado por razones personales de urgencia o razones laborales que no puedan posponerse.
  • Está altamente recomendado que todos aquellos con síntomas (infección respiratoria y fiebre) se queden en su casa.
  • El tiempo libre del personal sanitario está suspendido.
  • Cierre de todas las instituciones educativas (escuelas, universidades…), gimnasios, museos, estaciones de ski, centros sociales y culturales, piscinas y teatros.
  • Los bares y restaurantes tienen un horario limitado de apertura de 6 de la mañana a 6 de la tarde, con una distancia mínima de un metro entre las personas.
  • Todos los pubs y clubs deben cerrar.
  • Toda actividad comercial debe mantener una distancia de un metro entre los clientes. Los que no puedan garantizarlo deben cerrar. Los templos religiosos pueden permanecer abiertos mientras puedan garantizar esta distancia.
  • Las visitas de amigos y familiares a los hospitales quedan restringidas.
  • Las reuniones de trabajo deben posponerse. Debe fomentarse el trabajo desde casa.
  • Todos los eventos deportivos y competiciones, públicas o privadas, están canceladas. Aquellos eventos importantes pueden realizarse a puerta cerrada.

Dos días después, añadieron: “No, de hecho, hay que cerrar todos los negocios que no son esenciales. Así que ahora estamos cerrando todas las actividades comerciales, oficinas, cafés y tiendas. Sólo el transporte, las farmacias y las tiendas de alimentación permanecerán abiertas.”

Una estrategia es ir incrementando las medidas gradualmente. Desgraciadamente, eso le da el virus un tiempo precioso para continuar expandiéndose. Si quieres estar seguro, hazlo al estilo de Wuhan. La gente puede que se queje ahora, pero te lo agradecerán más tarde.

¿Cómo pueden los líderes empresariales contribuir al distanciamiento social?

Si eres un líder empresarial y quieres saber lo que deberías hacer, el mejor recurso para ti es el Staying Home Club. Es una lista de las políticas de distanciamiento social que han sido promovidas por las empresas tecnológicas de EE.UU. — hasta ahora, 328. Van desde permitir hasta obligar a trabajar desde casa, a restringir las visitas, viajes o eventos.

Hay más cosas que cada empresa debe definir, como qué hacer con los trabajadores por hora, si mantener la oficina abierta o no, cómo realizar entrevistas, qué hacer con las cafeterías…Si quieres saber cómo gestionó mi empresa algunas de estas cosas, incluyendo una plantilla anunciando el plan a tus empleados, aquí está la que mi compañía, Course Hero, utilizó (versión de sólo lectura aquí, en inglés).

4. ¿Cuándo?

Es muy posible que hasta ahora estés de acuerdo con todo lo que he dicho y estés preguntándote desde el principio cuándo tomar cada decisión. Dicho de otro modo, cuáles son los desencadenantes de cada medida.

Modelo de desencadenantes basado en el riesgo

Para resolver esto, he creado un modelo.

Te permite estimar el número probable de casos en tu zona, la probabilidad de que tus empleados estén ya infectados, cómo evoluciona eso con el tiempo y cómo esto debería decirte si permanecer abierto.

Nos dice cosas como por ejemplo:

  • Si tu empresa está hoy (13 de Marzo) en la Comunidad de Madrid y tiene 250 empleados, hoy hay una probabilidad del 80%-90% de que al menos uno de tus empleados tenga el coronavirus. Cierra tu oficina ya.
  • Si una empresa tenía 100 empleados en la zona del estado de Washington con 11 muertes por coronavirus el 8 de Marzo, había un 25% de probabilidad de que al menos uno de sus empleados estuviera contagiado y la empresa debería cerrar inmediatamente.
  • Si una empresa tenía 250 empleados, principalmente en el sur de la bahía de San Francisco (los condados de San Mateo y Santa Calara, que al menos juntos tenían 22 casos oficiales y el número de reales fuera probablemente de al menos 54 el 8 de Marzo), para el 9 de marzo tenía aproximadamente un 2% de probabilidad de tener al menos un empleado contagiado.

Este modelo usa etiquetas como “empresa” y “empleado”, pero el mismo modelo es válido para cualquier otro ámbito: escuelas, transporte público…Así que si sólo tienes 50 empleados en París, pero todos ellos tienen que usar el tren RER, entrando en contacto con miles de personas, de repente la posibilidad de que al menos uno de ellos se contagie es muchísimo mayor y deberías cerrar la oficina inmediatamente.

Si aún estás dudando porque nadie tiene síntomas, piensa que el 26% de los contagios se producen antes de que haya síntomas.

¿Formas parte de un grupo de líderes?

Este cálculo es egoista. Mira individualmente el riesgo de cada empresa, incluyendo tanto riesgo como estemos dispuestos a aceptar, hasta que la inevitable presencia del coronavirus cierre nuestras oficinas.

Pero si eres parte de un grupo de líderes empresariales o políticos, tus cálculos no deberían tener en cuenta sólo una empresa, sino todas. El cálculo se traduce así en: ¿Cuál es la probabilidad de que alguna de nuestras empresas esté contagiada? Si formas parte de un grupo empresarial de 50 compañías de media, en la Comunidad de Madrid, hay una probabilidad de más del 99% de que al menos una de ellas tenga un empleado infectado. He añadido una pestaña en el modelo para jugar con los números.

Conclusion: El coste de la espera

Puede dar vértigo tomar una decisión hoy, pero no deberías planteártelo de esta manera.

Este modelo teórico muestra 3 comunidades diferentes: una no toma medidas de distanciamiento social, otra las adopta el mismo día del brote (día n), la otra las toma un día después del brote (día n+1). Todos los números son completamente ficticios (aunque similares a lo que ocurrió en Hubei, con unos 6.000 nuevos casos diarios en el peor momento). Sólo sirven aquí para ilustrar el impacto que un solo día puede tener en algo que está creciendo exponencialmente. Puedes observar en la gráfica de arriba que el retraso de medidas de un día tiene un pico de casos más tarde y más alto, pero luego los casos convergen a cero.

¿Y qué hay del total de casos acumulados?

En este modelo teórico que se parece vagamente a Hubei, esperar un día extra crea un 40% más de casos! Así que, quizás, si las autoridades de Hubei hubieran declarado el cierre el 22 de enero en lugar del día 23, hubieran podido reducir el numero de casos en una impactante cifra: 20.000.

Y recuerda, esto son sólo casos. La mortalidad sería mucho mayor, porque no habría directamente un 40% más de fallecimientos. Habría un colapso del sistema sanitario aún mayor, llevando la tasa de mortalidad a ser 10 veces superior a lo que vimos anteriormente. Así que un día de diferencia en la toma de medidas de distanciamiento social puede acabar disparando el número de muertes en tu comunidad multiplicando el número de casos e incrementando la tasa de letalidad.

Esta es una amenaza exponencial. Cada día cuenta. Cuando retrasas de un simple día una decisión, no estás contribuyendo a unos pocos de casos. Ya hay probablemente cientos o miles de casos en tu comunidad. Cada día que no hay distanciamiento social, estos casos crecen exponencialmente.

Corre la voz

Esta es posiblemente la única vez en la última década en la que compartir un artículo puede salvar vidas. Todos necesitamos entender esto para evitar una catástrofe. El momento de actuar es ahora.


Traducción de Patricia de Llano, revisada por Tomas Pueyo.
Gracias especiales a Ana Larraz, Bianca Porras, Silvia Camargo, Mila Blaisdell, 
Llorenç Muntaner(link), Eduardo Giordanino (link) y Ale Ayestarán por participar en traducciones que no he podido usar.

Artículo accesible en más idiomas aquí.

Fuente: https://medium.com/@tomaspueyo/coronavirus-por-qu%C3%A9-debemos-actuar-ya-93079c61e200

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: