Las Rondas Campesinas de la región La Libertad y su II Congreso Estatutario

Ronderos [540 x 480]

Por: Percy J. Paredes Villarreal

Durante los días 17 y 18 de Junio del presente año, la ciudad de Trujillo será sede del II CONGRESO REGIONAL DE RONDAS CAMPESINAS, que convocará a más de 800 delegados provenientes de los diversos Caseríos, Centros Poblados, Distritos y Provincias, donde se encuentran organizados.

Para este Congreso Regional, los dirigentes de la Central Unitaria Regional de Rondas Campesinas (CURERC), conducidos por su Presidente Sr. Faustino Guevara, conjuntamente con su junta directiva realizaron reuniones descentralizadas para informar sobre el Congreso Regional, además la discusión del nuevo Proyecto de Estatutos que será debatido y aprobado.

Tuve la oportunidad ser invitado y de participar en diversas asambleas ronderiles descentralizadas como fueron en el Distrito de Huaso, Julcan, Chepen, Guadalupe; además se realizaron las asambleas de rondas previas al Congreso Regional en la Provincia de Gran Chimú, Sánchez Carrión, Santiago de chuco y Pataz. Donde se debatió la propuesta de los nuevos estatutos que debe regir a partir del presente año para adelante.

La modificatoria de los Estatutos de la Ronda Campesinas, en este II Congreso Regional, debe considerar algunos elementos importantes y fundamentales a ser tomados en cuenta a raíz de los cambios sociales, económicos, políticos, ambientales, culturales, etc., que se viene viviendo en esta nueva etapa, además de tomar en cuenta los cambios acelerados que viene viviendo nuestro país y el mundo entero.

Construcción de la nueva representación política:

A lo largo de estas tres últimas décadas, América Latina, está comenzando a dar apertura a un nuevo contingente de ciudadanos representantes de los pueblos originarios e indígenas, que vienen incorporándose a la política nacional, regional y local; donde en algunos casos, vienen asumiendo compromisos políticos con su respectivo sector. Y esto se puede percibir en la elección de representantes de este sector excluido por siglos, pero que ahora vienen conduciendo los destinos de determinados países, como son: Bolivia, Ecuador, y en Centroamérica.

En el caso peruano, los movimientos campesinos e indígenas, siempre han sido considerados por algunos partidos de izquierda como apoyo o aliado, más no como conductores de un nuevo proyecto político. Del mismo modo, en los procesos electorales, a este sector siempre se los ha manipulado; o se los ha visitado, durante procesos electorales, para recoger votos o tener apoyo, por parte de los partidos políticos tradicionales. Pero estando en el gobierno esos compromisos que la clase política tradicional asumía en las campañas electorales, eran dejados de lado para actuar en contra de los intereses de este sector excluido social, económica y políticamente.

Por lo tanto, es importante que los pueblos originarios, los campesinos, comiencen a construir un nuevo referente político y contar con representantes indígenas en la política nacional, como también en los espacios locales, donde defiendan los intereses de este sector olvidado por el Estado como también por los diversos gobiernos de turno.

Del Estado Nación al Estado Pluricultural:

Con la Independencia de nuestro país, se impone un modelo de sociedad y de Estado, basado y sustentado en una sola Nación que en cierta forma fue la imposición española, donde el Estado, la Constitución Política y la República, se comienza a construir tomando en cuenta el modelo de sociedad ajena a nuestra realidad.

Por lo tanto, todas las culturales existentes a lo largo de este periodo de vida republicana, y que han sido ajeno a este modelo predominante y excluyente, han tenido que ser sometido; de lo contrario, hemos sido excluidos por muchas décadas. Del mismo modo, dentro de las constituciones políticas que habido en nuestro país siempre se hablaba de un Estado Nación; pero a partir de estos últimos 50 años, se está comenzando a entender la diversidad cultural, y el multiculturalismo existente en nuestro país, que permiten encontrar las diferentes culturas con que se cuenta.

Es importante dejar de ser un país con una sola nación, para hablar de un país pluricultural y multiétnico, donde podamos incorporarnos todos los ciudadanos sin distingo de raza, credo, religión y cultura.

Construir las Rondas Campesinas en las zonas urbanas y costeñas:

Es importante entender que la movilización social del campo a la ciudad en este último medio siglo, ha significado el incremento de la población en la costa, particularmente en la ciudad de Trujillo, por ejemplo; esto ha permitido entender que la capital de la Región, ya dejo de ser una ciudad señorial, para convertirse en una ciudad con una diversidad cultural, donde cada una de ellas ha podido aportar con algunas costumbres y tradiciones en lo que hoy podemos denominar el Trujillo pluricultural.

Este proceso intercultural, ha conllevado a que muchos campesinos hayan dejado su lugar de origen para trasladarse con su familia a la capital; trayendo consigo la experiencia de haber formado parte de las Rondas Campesinas en su lugar de origen; para de esa manera poder defenderse del abigeato y la delincuencia, en su lugar de origen.

Por lo tanto, la construcción de las Rondas Campesinas, no tan solo debe abarcar la zona rural y el ande liberteño; también pueden organizarse las Rondas Campesinas en las zonas urbanas, para de esa manera poder dar o brindar seguridad a las familias y a sus viviendas, ante cualquier tipo de fechoría que se pueda cometer.

Defensa de las Normas y Leyes, en favor de las Rondas Campesinas:

A lo largo del tiempo, las rondas campesinas mediante sus luchas y movilizaciones, han podido  posicionarse como organización que realiza y hace justicia; estas se deben a las diversas normas internacionales como a nivel nacional, que les ha permitido poder contar con el respaldo respectivo; de esa manera asumir responsabilidades sintetizados en lo que se le denomina Justicia especial.

Esto se expresa en el Convenio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) N° 169, la Declaración de las Naciones Unidas Sobre los Derechos Indígenas, el Articulo N° 149 de la Constitución Política del Perú referido a las Rondas Campesinas, la Ley N° 27908 y Su Reglamento referido a las Rondas Campesinas, el articulo N° 85 de la Ley Orgánica de Municipalidades, el Acuerdo Plenario N° 001 – 2009/CJ – 116, del Poder Judicial con su respectiva hoja de ruta, el articulo N° 18 del Código Procesal Civil, entre otros.

Estas normas, están permitiendo entender que no tan solo existe una sola justicia al cual se le denomina justicia ordinaria, también existe justicia especial donde las Rondas Campesinas, bajo ciertas facultades también vienen realizando acciones para de esa manera ordenar la conducta y comportamiento de las personas dentro de su territorio.

En estos últimos tiempos, donde existe un fuerte predominio de las políticas neoliberales, que quiere acabar con la defensa de los recursos naturales, y los derechos conquistados por los pueblos originarios y campesinos; es importante, que también se defiendan las normatividades en favor de las rondas campesinas evitando de esa manera la persecución y sanciones a los ronderos que luchan por la defensa de su territorio, de su hábitat, de su medio ambiente, etc.

Las Rondas Campesinas deben enfrentar y luchar contra la corrupción:

A lo Largo de la historia de nuestro país, el sector indígena, los pueblos originarios aparte de ser excluido; han asumido grandes retos luchando contra todo tipo de invasión; tal es así que, desde la llegada de los españoles, hubo levantamientos contra este yugo. Posteriormente, participaron en la lucha por la independencia de nuestra patria, así como también en la guerra con Chile, nuestros indígenas asumieron ese compromiso de luchar contra la invasión, además, acompañaron a Andrés Avelino Cáceres. Fueron los únicos que no se rindieron ante la invasión chilena, fueron los únicos que entregaron su vida.

En estas guerras, no tan solo participaron indígenas, también estuvieron sus mujeres y sus hijos, al lado de ellos; luchando, curando heridos, apoyando en la cocina, etc.; esta labor loable, nunca fue reconocido por la clase pudiente y los que gobernaban el país.

A estos movimientos se les denomino montoneros, posteriormente, se organizaron para enfrentar el abigeato y luego contra el terrorismo y la guerra sucia; posteriormente, inician una nueva etapa donde ahora tienen que comenzar a luchar contra la delincuencia, la extorsión, el sicariato, etc. En algunas provincias de la región, no existen estos tipos de delitos, debido a la presencia de las Rondas Campesinas.

Actualmente, han iniciado una etapa de lucha frontal contra la corrupción dentro de las instituciones públicas; además de la defensa del medio ambiente y su territorio;  luchando contra la contaminación.

Por lo tanto, la participación política de las rondas campesinas en los gobierno sub nacional, se viene convirtiendo en actos de vigilancia ciudadana hacia sus autoridades en los gobierno locales;  en algunos de los casos han sancionado y castigado a muchas autoridades que han cometido actos de corrupción.

Defensa de la Autonomía Ronderil:

Desde el surgimiento de esta organización del campo, siempre han actuado independientemente, sin ningún tipo de compromiso político con los gobiernos de turno; motivo por el cual, en algunos de los casos se ha querido politizarlo o utilizarlo políticamente, con fines electorales o económicos.

Es importante, que las Rondas Campesinas mantengan su autonomía organizacional, para de esa manera evitar su manipulación o sometimiento a un determinado partido político de izquierda o de derecha; ni tampoco permitan ser manipulados económicamente, para aceptar algún tipo de acciones que vaya en desmedro de sus intereses.

Unidad de las Rondas Campesinas:

Como toda organización, en muchos de los casos, existen grupos interesados en querer aprovecharse de la organización para fines políticos o económicos; para lo cual, se encargan y buscan dividir la organización ronderil; de esa manera poder tener el control y negociar con los grupos de poder o las autoridades locales. Por lo tanto, el Congreso Rondero debe sentar una posición contra la actitud divisionistas que algunos usurpadores quieren hacer.

Es hora de trabajar por una nueva representación política, construir un nuevo Estado bajo una nueva República, fortalecer la organización rondera, y trabajar por una nueva democracia participativa.

 Foto: pachamamaradio.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: