Intervención oportuna de agentes de Seguridad Ciudadana de Trujillo salva la vida a un menor de 14 años que había tomado veneno

Menor de 14

La intervención oportuna de agentes de Seguridad Ciudadana de Trujillo ha salvado la vida a un menor de 14 años de edad que momentos antes había tomado veneno para roedores y que en un intento por llegar a su vivienda había colapsado en plena vía pública, quedando tendido en la vereda, en estado de inconsciencia.

Según explica un informe de primera mano alcanzado al gerente de Seguridad Ciudadana y Defensa Civil de la Municipalidad Provincial de Trujillo, David Figueroa Armas, la atención de la emergencia ha ocurrido alrededor de las tres de la tarde de este viernes, en la séptima cuadra de la calle Nicolás Rebaza, en la urbanización Las Quintanas.

El documento explica que cuando una agente femenina de Seguridad Ciudadana de Trujillo realizaba labores de patrullaje preventivo por la calle Nicolás Rebaza, observó a un joven tendido decúbito ventral en la acera, frente al predio 735, por lo que se acercó a indagar lo que le ocurría.

Agrega que cuando examinó al joven, notó que se encontraba en estado de inconsciencia profunda y que le salía espuma por la boca, por lo que ha procedido a llamar a sus colegas, a través de la central de emergencia de Seguridad Ciudadana de Trujillo.

Casi al instante han llegado los tripulantes del patrullero edil que presta servicios en la zona, quienes, luego de comprobar la existencia de signos vitales y constar la gravedad de la salud del menor, lo trasladaron de urgencia a los servicios de emergencia del hospital Víctor Lazarte, para su atención.

El reporte de los agentes de Seguridad Ciudadana agrega que en el nosocomio han verificado que el niño había ingerido veneno para roedores, por lo que fue sometido a un lavado gástrico para evacuar la sustancia tóxica, tras lo cual ha quedado en observación para monitorear su recuperación.

La madre del menor, identificada como F.V.Z., manifestó que su hijo, D.A.C.V. (14), estudia en el colegio Claretiano, que viven juntos en su vivienda de la octava cuadra de la calle Nicolás Rebaza y que desconocía los motivos que tuvo el menor para tomar veneno.

En el hospital, el personal que atendió al paciente felicitó a los agentes de Seguridad Ciudadana de Trujillo por la intervención rápida y oportuna para auxiliar y trasladar con urgencia al estudiante, ya que esto ha permitido salvarle la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: