“EL PROFE” PEDRO CASTILLO: EL FIN DE UNA ILUSIÓN

Por: Dr. Crisanto, F.
Docente EP Antropología, Facultad de Ciencias Sociales y Maestría en Gestión Pública EPG-UNTRM.

No todos los que votaron por el presidente Castillo Terrones fueron comunistas, millones de peruanos que lo apoyaron, lo hicieron pensando en el porvenir de un ilusión. A casi un año de gestión pública, vimos como las élites económicas y élites políticas conservadoras del status quo, hicieron todo para desprestigiarlo y sacarlo del Estado. Pero también vimos a un presidente oscuro y metido en mañas de crímenes económicos que puso fin a la ilusión de millones de peruanos.

“El factor cultural” está vivo en el Perú y para muchos investigadores son las causas de frustraciones, prohibiciones, pulsiones, para los antropólogos puede ser la solución de los problemas del Perú. La ilusión que entregamos a Pedro Castillo, no fue un error (ahora nos hemos dado cuenta en qué dirección soplan los vientos, qué tenemos y con quiénes contamos). La ilusión son deseos aún latentes en la gente que deberá aprender a darle forma a su líder. Lo que me queda claro, es que por ahora tendremos que postergar ilusiones que se pensó que el profesor Castillo encarnaba.

  1. EL NEOLIBERALISMO DE WALDO MENDOZA BELLIDO.
  • A fines del año 2021, el economista, ex ministro de economía en la gestión pública de Francisco Sagasti, puso en circulación: avances de la economía peruana en el llamado neoliberalismo y describe como nos iba dejado la pandemia a noviembre 2020: sistema sanitario colapsado, miles de compatriotas muriéndose, caída del empleo y alza de la pobreza; aplicaron las siguientes estrategias y enfrentaron la mala situación socioeconómica:
  • Facilitar el capital de trabajo a miles de empresas de todo tamaño a través del crédito bancario abundante y barato.
  • Economía peruana abierta y conectada al mundo.
  • ¿Qué pasa cuando el precio del cobre se eleva?, el PBI se eleva, el empleo también, las empresas mineras pagan más impuestos, la mitad va al gobierno central y la otra mitad se reparten al gobierno regional, las municipalidades y universidades públicas.

 

La ilusión de aquellos que apoyaron al presidente Castillo fue:

  • Tener claro cuál era el destino del país.
  • Gente honesta y competente construyendo el Estado que queremos.
  • Buena calidad de servicios públicos en los tres niveles de gobierno.
  • Cambiar la constitución política de 1,993.

 

  1. NEUROCULTURA DE LA REALIDAD NACIONAL

Finalmente, el crimen económico tomo por asalto la ilusión de cambiar el Estado que tenemos y  debemos repensar la educación y la cultura no como medicinas separadas para el Perú, sino juntas para curar las enfermedades psicoculturales que arrastramos como maldición entre gobernantes y gobernados durante décadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: