Alianza Popular: Poder, percepciones y política

*Por: CRISANTO GÓMEZ, Fidel

Los principios no existen, lo único que existe son los hechos. No hay bien ni mal, ya que estos son solo circunstancias, decía Honore De Balzac. Como decía el abogado J. Blanco Ande, el Poder y la razón, forman una extraña pareja. El buscador de Poder sólo se sacia en la cárcel del Poder El deseo de Poder encuentra su más nítida expresión en la traducción constante del hombre, como un lobo para el hombre de Thomas Hobbes. Esta es la respuesta a quienes se preguntan sobre la alianza APRA-PPC.

Marco Sifuentes se pregunta, ¿Qué ha pasado con ese prodigio político al que todos temían y del que varios pensábamos que pasaría a segunda vuelta? Dos palabras: sobrevaloración y desfase. Lo de la sobrevaloración puede ilustrarse con otro recuerdo del 2006. Cuando ya era evidente que iba a ganar, le pregunté si Ollanta Humala no era lo mejor que le había pasado. García respondió que en política no ganaba el más simpático, sino el que le resultaba útil al elector. En ese momento, él era una herramienta para evitar que el chavismo ganara en el Perú.

García es un brillante político, gran complotador y excelente polemista. Pero todo eso tiene el límite de la realidad, que, en el caso de su segundo gobierno, tiene varios nombres (Bagua, petroaudios), pero uno, en medio de la ola de inseguridad ciudadana, destaca sobre todos: narcoindultos. ¿Quién, con ese pasivo tan reciente, puede colocarse como el mal menor a algo?

Hay otro límite de la realidad: el desfase. Sí, claro, García sabe manejar muy bien los medios masivos, a través de una ganadora fórmula que combina diversos tipos de relaciones interpersonales con dueños de medios y líderes de opinión, pero eso le sirve cada vez menos. Esas continuas presiones a los medios, durante su gobierno, terminaron desplazando el debate político de la televisión a Internet, que García no entiende en absoluto y con la que nunca antes había tenido que lidiar. Ahora la juventud aprista se le puede poner sabrosa desde Facebook por convocar a faranduleros. Ahora un youtuber puede recordarle, en cuestión de minutos, que sí dijo eso que dice que no dijo, y viralizarlo hasta que tenga más vistas que televidentes de un noticiero.

En la lucha por el Poder no abundan los caminos de rosas. El hombre político sueña, pero también sufre por conquistar el Poder. La actitud patológica de un aspirante al Poder puede diagnosticarse a veces cuando se sacrifica todo, honor, familia, por obtenerlo. El problema del APRA, son los “apristas” que cuando están en el Poder, son amigos de la comodidad y de los negocios, de ahí que Alan García, prefiere contar cada día menos con sus “compañeros”, no podríamos decir lo mismo del PPC, que posiblemente quieran dejarnos un legado; “los adversarios” pueden llegar a acuerdos nacionales.

Finalmente, Alan García dice que solo cree en las encuestas faltando veinte días para las elecciones, Lourdes Flores “insta” a la población a no votar por los aventureros, que son los “otros”, podríamos preguntarles, a quién le creemos, y quién será el responsable de su derrota electoral.

  • Antropólogo Social. Maestría en Gestión Pública. Candidato al Título de Doctor en Gestión Pública y Gobernabilidad, blogspot.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *