El virus y el hambre igual matan

Yuri Castro

Por: Yuri Castro
Periodista

“Una cuarentena focalizada”, la han llamado. Pero, en realidad, la decisión del gobierno de Martín de Vizcarra, de levantar el confinamiento, debería denominarse: “¡sálvese quien pueda!” o “¡sálvese quien quiera!”, por último.

El mandatario no lo dice, porque en Perulandia estamos acostumbrados a no ser frontales, a tratar todo con guantes de cera y no aceptar la realidad al desnudo. Y es que eso de “vamos a ser responsables”, “vamos a cuidarnos”, no cala en un país que está acostumbrado a viajar en combi, sin freno, sin rumbo conocido, sin planificación alguna. Son décadas tras décadas que la hemos pasado así, subsistiendo entre el desorden y el caos. Sacarnos de ese contexto, sería ir contra nuestras “viejas costumbres”. En el Perú chicha, uno de 10 o 2 de 10, se sujetan a la formalidad, a respetar la ley; el resto se desenvuelve entre el fango, por lo bajo, de allí que la “cutra” y la “sacada de vuelta” a la ley, ya sea un deporte nacional, y en eso somos unos verdaderos campeones con varias vueltas olímpicas en nuestra historia.

De allí que, la Cámara de Comercio de La Libertad, a través de su presidente Hermes Escalante Añorga, haya dicho una tremenda verdad: “La cuarentena solo favoreció o favorece a la informalidad y ésta genera empleo precario”. Para eso no hace falta ser un “riguroso” analista económico, ni haber quemado pestaña con Adam Smith, Keynes o John Kenneth sobre el escritorio. Para deducir eso, solo es necesario pisar calle, darse una vuelta por el mercado Mayorista o, sin ir muy lejos, por el jirón Gamarra. La cantidad de ambulantes ha crecido vertiginosamente. Y es que la gente, en una economía basada, principalmente, en la informalidad, tiene hambre. Por último, si revisamos la historia de otras pandemias, el virus y el hambre igual matan. Así que solo nos queda chapar nuestra combi y cerrar los ojos hasta que todo nos estalle en la cara. Así somos, así moriremos, así es nuestra realidad.

Foto: Santiago Sito (via flickr.com)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *