MIMP refuerza protección a niñas, niños y adolescentes durante el estado de emergencia sanitaria

  • Profesionales atendieron necesidades de alimentos, vestidos, salud y acogimiento en un CAR en los casos requeridos.

A nivel nacional, las y los profesionales de las Unidades de Protección Especial (UPE) garantizan la protección de todas las niñas, niños y adolescentes que se encuentren en situación de riesgo o desprotección familiar, por estar en abandono, viviendo en calle, ser víctimas de violencia, entre otras situaciones de riesgo durante el Estado de Emergencia Sanitaria decretado desde el pasado 16 de marzo.

Las 19 UPE, continúan con sus labores diarias a favor de niñas, niños y adolescentes sin cuidados parentales o en riesgo de perderlos, brindando atención oportuna en sus necesidades básicas de alimentación, vestido, salud y protección. Este último aspecto se da a través de una medida de cuidado temporal de acogimiento familiar o acogimiento residencial en un Centro de Acogida Residencial (CAR), priorizando siempre su protección integral en un ambiente familiar con calidez y de afecto.

El objetivo de la intervención de las UPE es que las niñas, niños y adolescentes permanezcan en un entorno familiar adecuado. Por ello, ante una situación de desprotección familiar, las y los profesionales a cargo siempre evalúan de forma prioritaria a referentes familiares como tíos, tías, abuelos, abuelas que se encuentren aptos para asumir su cuidado y protección de manera temporal.

En los casos que no se cuente con ningún familiar idóneo para asumir su cuidado, las UPE disponen que permanezcan bajo la protección temporal de una Familia Acogedora del MIMP. A nivel nacional, el Banco de Familias Acogedoras del MIMP cuenta con 83 familias que acogen voluntaria y solidariamente en su hogar a una niña, niño o adolescente que no puede vivir por el momento con su familia de origen.

Casos

Entre los casos que el MIMP ha atendido durante la primera semana del Estado de Emergencia, están cinco adolescentes que se encontraban haciendo vida en calle en la ciudad de Lima, y que ahora residen en un CAR recientemente habilitado para su protección integral temporal, donde se encuentran seguros y con afecto.

Asimismo, un niño con discapacidad huérfano de padre y cuya madre no deseaba asumir su protección, recibió atención oportuna por parte de profesionales de la UPE y se encuentra bajo el cuidado temporal de una familia acogedora del MIMP, garantizando así su derecho a vivir en un entorno familiar.

Asimismo, nuestro servicio de protección descentralizado en Loreto, Piura, Huancayo, Huánuco, Ucayali, Arequipa y otras ciudades donde las UPE intervienen de manera efectiva, viene garantizado la protección de las niñas niños y adolescentes del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *