Tarde o temprano tendremos en Trujillo el COVID-19

Trujillo, COVID-19, coronavirus,

Por: Pedro Borjas Paredes

Lo dijo clarito en sesión de Concejo el cirujano pediatra y regidor de la MPT Juan Namoc Medina, sin alarmar y poniendo las cosas en su lugar: Tarde o temprano tendremos en Trujillo el primer infectado con COVID-19 (coronavirus). Solo queda estar preparados para evitar su propagación.

Según un reporte oficial de la Gerencia Regional de Salud al momento de escribir este artículo (al mediodía del sábado) ya teníamos 44 casos sospechosos, 24 resultaron negativos y 20 estaban a la espera de la evaluación en Lima, lo que implica esperar al menos dos días.

Ese es uno de los problemas que hay. Es bueno el anuncio de descentralizar los laboratorios para evaluar los resultados en seis regiones del país. Ojalá que en La Libertad se puedan hacer. Resulta que del anuncio al hecho hay mucho trecho. No hay reactivos ni cómo hacer las verificaciones. Supongo que eso va a demorar aún algunos días.

Tampoco hay insumos para tratar este mal en los hospitales locales. Solo basta ir hasta algún nosocomio para observar esa lamentable realidad del sector, especialmente el de los hospitales públicos.

Demás está recordar las condiciones de marcado hacinamiento en los centros hospitalarios. La pandemia mundial empieza a preocupar a los liberteños. Parecía un problema lejano, pero los virus no tienen nacionalidad y nunca han respetado fronteras.

Fue tardía la respuesta del gobierno nacional de no recibir vuelos internacionales, quizá sea un poco tarde. ¿Cuántos infectados que no presentaron síntomas pueden haber ingresado al país? Tal vez nunca se sabrá. Hemos recibido a muchos extranjeros que no pasaron por medidas de control.

Recordaba Namoc Medina que hubo un presunto caso en el hospital Lazarthe y le hizo el seguimiento. No había cómo sacar las muestras para verificar si el paciente tenía el mal y lo derivaban al hospital de Alta Complejidad (Essalud) y luego a uno del Minsa, pero como era asegurado en este último no lo podían atender.

Ese es un virus que propagan los jóvenes, pero se mueren los ancianos, por sus bajas defensas o complicaciones con otros males. Son ellos sobre quienes deben recaer los mayores cuidados.

Ojalá que el despistaje se haga realidad pronto desde Trujillo, serían una gran medida en esta lucha contra la pandemia.

El gran problema es que si no se controla ahora la expansión del mal corremos el riesgo que en otoño se expanda, por la temperatura más baja. Cientificos de diversas partes del mundo presumen que la prevalencia del virus sea mayor. Aunque eso es todavía una hipótesis de quienes lo estudian, se cree que su efecto multiplicador sea mayor.

No redundaremos en las medidas preventivas, que son de sobra conocidas. Solo queda invocar y exigir a la población que adopte las recomendaciones y a las autoridades hacerlas respetar. No seguirlas puede resultar algo que después lamentemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *