Inmigración venezolana en el Perú

Por: Percy J. Paredes Villarreal

A lo largo de la historia de la humanidad, el ser humano se venido desplazando de un lugar a otro, para mejorar su calidad de vida,  tener ciertas comodidades, por motivos de violencia política, mejorar su educación, oportunidades de trabajo, salud, etc.

Algunas ramas del saber cómo la antropología lo denomina migración, cuando aquel, aquella o aquellos grupos humanos se desplazan de un lugar a otro, cruzando territorios, fronteras, etc.; otros los denominan movilización social. Estos desplazamiento pueden ser individual, familiar, grupal, etc.

En el caso peruano hemos tenido dos tipos de migración tanto interno, que ha sido y sigue siendo predominante, nos referimos aquellos que se trasladan dentro del territorio peruano, particularmente se hace del campo a la ciudad, de los  distritos a las provincias, de las provincias a las capitales de regiones y estas a su vez a las ciudades más predominantes como Piura, Chiclayo y Trujillo, por el norte; Tacna, Arequipa, Cusco, en el Sur; y Lima en el centro del País.

Y el otro tipo de migración ha sido el internacional donde muchos peruanos han salido o emigrado desde nuestros territorios con destino a otros países, preferentemente Estados Unidos de Norteamérica, España, Italia, Francia, Alemania, Inglaterra en Europa; y Chile, Argentina, Brasil, Ecuador, entre otros países en América del Sur. Estas migraciones han predominado debido a la crisis económica y el terrorismo que vivimos hace  30 años atrás, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), existen aproximadamente 3 millones de peruanos que se encuentran fuera del país, sin retorno.

 Pero a la vez, existe o ha predominado un proceso de inmigración, donde ciudadanos de otros países han venido a nuestro país; estos procesos no han sido muy predominante, todo lo contrario ha sido de acuerdo a las circunstancias tales como: durante la etapa colonial llegaron españoles, negros y chinos; posteriormente, en la etapa de independencia e inicio de la República Simón Bolívar, invito a muchos europeos y personas de los diversos países de américa latina a venir al Perú para que puedan incursionar en el negocio con apoyo del Estado peruano. Durante la segunda guerra mundial, nuestro país abrió las puertas a los ciudadanos de los países derrotados, como: Alemania, Italia y Japón, a inmigrar al Perú.

En estos últimos tiempos, con la implementación de las políticas neoliberales, y la crisis política y económica en algunos países de América del Sur, como es el caso de Venezuela; ha implicado la inmigración de muchos ciudadanos de este país a algunos del continente sureño, con fines de mejorar su situación económica.

Uno de los principales países receptores de éxodos migratorios ha sido el nuestro que ha implicado la incorporación de aproximadamente 900 mil venezolanos que han ingresado por la frontera norteña de Tumbes. Este proceso migratorio de venezolanos ha sido tan abrumador, que en un primer momento se aceptó la incorporación de estos ciudadanos sin contar con algún tipo de filtro que permitiera identificar el tipo de ciudadanos que ingresaba a nuestro país. A diferencia de Colombia y Ecuador, que comenzaron a poner una serie de filtros o condicionamiento para que puedan ingresar a esos países; algunos migrantes estuvieron por poco tiempo ya que su objetivo fue y es el Perú.

Del mismo modo, en un inicio la aceptación de los inmigrantes fue de solidaridad obteniendo el apoyo de diferente manera  hacia ellos; pero conforme iba pasando el tiempo se comenzó a tener una serie de impactos socioculturales y económicos, generando desconfianza hacia los migrantes que no podían y hasta la fecha adecuarse al cambio sociocultural del país residente.

Por un lado encontramos un sector de inmigrantes que se dedican a trabajar como otros que se dedican a una serie de actividades ilícitas y delincuenciales, que los medios de comunicación lo maximizan, generalizándolo con todos los migrantes; donde la ciudadanía está comenzando a tener cierta antipatía y cuestionamiento hacia ese grupo de migrantes que se ha dispersado por todas las regiones del país. Lo cual algunas autoridades regionales y  ediles, están comenzando a tomar acción de expulsión de sus territorios.

Estos tipos de accionar de algunos malos elementos venezolano está perjudicando a otros que vienen a trabajar y a buscar oportunidades laborales, para de esa manera ayudar a sus familiares que se encuentran en su lugar de origen; su presencia de muchos de ellos es temporal debido a la crisis política y económica que sigue viviendo Venezuela. Por lo tanto, ellos están comenzando a recibir algún tipo de discriminación, y en otros casos se ven actos o acciones xenofóbicas que esperemos no se generalice más adelante.

La presencia de ciudadanos del país de Bolívar ha generado cambios y consecuencias negativas como también positivas en el aspecto sociocultural y económico. En relación a lo primero, ha implicado la incorporación de una expresión cultural y su proceso de adecuación a la cultura peruana, lleno de informalidad, que fácilmente han podido adaptarse donde muchos de ellos asumen funciones de vendedores ambulantes, mototaxistas, choferes, cobradores de micros, llenadores o llamadores de buses interprovinciales, vendedores de emoliente, cocineros o ayudantes de cocina en restaurantes, construcción, etc.; por otro lado, son incorporados al trabajo como negreros, es decir trabajadores con sueldo por debajo del mínimo vital, asumiendo muchas funciones, reemplazando a los trabajadores formales, que están siendo cancelado de algunas empresas o tiendas comerciales, particularmente su incorporación es al tercer rubro que es el servicio.

Y  es que, según algunos estudios que se vienen realizando, la gran mayoría de inmigrantes que han llegado al país, son profesionales que oscila entre las edades de 25 a45 años de edad, es decir dentro del sector económico activo; y con voluntad de trabajar. Ya que, lo que obtienen remiten cantidades de remesas hacia su país de origen.

Anecdóticamente, lo que estos inmigrantes venezolanos están viviendo, es similar a lo que nuestros compatriotas vivieron cuando migraron durante la década de los 90 del siglo pasado a diferentes países de América como de Europa. Pero, con otras características porque en aquellos tiempos la emigración de peruanos estaba regularizado y  había mucho filtro, totalmente diferente a nuestro país, que nunca habíamos estado preparado para un tipo de migración como lo venimos teniendo.

Por lo tanto urge contar con políticas migratorias claras, para de esa manera evitar el ingreso masificado de personas provenientes de otros países que vienen con objetivos y actitudes delincuenciales, alianzas o enfrentamientos entre personas del mal vivir incrementando actos delincuenciales.

Lastimosamente, los candidatos al parlamento y los diversos partidos políticos que están participando en estas elecciones parlamentarias, no consideran nada del tema migratorio en su plan de gobierno; por lo que, este nuevo parlamento debe discutir algunas normas o leyes referido a la migración en nuestro país, de lo contrario tendremos muchos problemas al que tenemos actualmente.

Foto: Jorge Carlos Montalván Sánchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *