Tres décadas con el mismo Código Civil peruano

Por: Chardin Jhonatan Mijahuanca Pinzón

Licenciado en Ciencias de la Comunicación y Estudiante de Derecho

Preocupa, que estando a pocos días de elegir a nuestro próximo Presidente o Presidenta de la República y tras haber observado los picantes debates, aún se han dejado a la deriva, temas que son cruciales y urgentes para el Perú. Además del importante eje de Descentralización que ningún gobierno debería descuidar en su plan de trabajo, resulta que otra necesidad urgente es la de modificar nuestro Código Civil, de tal manera que sea más acorde a la realidad del país y de una sociedad en permanente cambio.

Para tener una idea de la urgencia que demanda su reforma, es necesario saber que esta norma viene rigiendo en nuestro país desde 1984, año en que se aprobó. Lo que gran parte de la ciudadanía desconoce o quizá ha olvidado, es que a tan solo un año después de su aprobación, año 1985, se inició un proceso de modificación porque la norma presentaba ciertas observaciones.

A la actualidad, han transcurrido más de 30 años, y pese a que se ha planteado hasta en tres ocasiones el cambio del Código Civil peruano, aún seguimos con el de 1984. Una de las propuestas es el Informe Final presentado por la Comisión de Estudio del Anteproyecto de la Ley de Reforma del Código Civil en el periodo 2010 – 2011, que se hizo entrega al Congreso de la República y al Ministerio de Justicia una propuesta de enmiendas a varios libros del Código Civil.

Luego de 85 sesiones de trabajo, la citada Comisión presidida por el doctor Jorge Avendaño Valdez, señala que resulta necesaria su adecuación a los cambios ocurridos en los últimos veinte años, particularmente en cuanto al avance tecnológico cuya aplicación al tráfico mercantil y a las comunicaciones por ejemplo, hacen necesaria una adecuada regulación.

Algunos juristas y apasionados del Derecho, como el catedrático César Daniel Cortez Pérez, afirman que el Código Civil resulta ser más cercano que la Constitución misma, puesto que es materia del día a día. Cortez señala que desde que nos despertamos hacemos uso del Código Civil; ejemplo, cuando vamos a una bodega y hacemos una compra de cualquier producto, se desarrolla un Acto Jurídico que forma parte de dicha norma.

Pienso que sería oportuno, que este nuevo Gobierno entrante, revisase nuevamente y sin dilatar más el tiempo, esta última propuesta de la Comisión de Estudio del Anteproyecto, a fin de afinar detalles.

Solo a modo de ejemplo, si revisamos el artículo 153 sobre Poder Irrevocable, (en situaciones que una persona otorga poder para ser representado por otra, por motivos de estar lejos u otros factores),  en este artículo se establece que “el plazo del poder irrevocable no puede ser mayor de una año”, y en la nueva propuesta del Código Civil dice que “el vencimiento del plazo de irrevocabilidad no ocasiona la revocación del poder, salvo estipulación distinta”. Sin embargo, en el artículo 149 sobre Revocación de Poder, menciona que “el poder puede ser revocado en cualquier momento”. Esto resulta hasta cierto modo, contradictorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: