Si la navidad es vanidad, no es

Por: José Espinola
Antropólogo

Es increíble como las personas, en estas fiestas, se esfuerzan por hacer chocolatadas, regalar y compartir. Y aunque la fiesta celebra el nacimiento del niño Jesús, un personaje al que distintas religiones le rinden culto y otras no, ello no implica que la navidad no sea deseada, respetada y valorada por cristianos y no cristianos.

Hay desde luego gente a la que no le gusta fiesta de navidad. Ellos sostienen que en estas fiestas muchas personas fingen, pues regalan y comparten solo para exhibir poder y potenciar su ego publicando fotos, haciendo alarde de lo que compran, consumen y pueden compartir. La critica a este grupo de gente que tiene una idea distorsionada y limitada del amor y el compartir, sigue estando vigente.

Yo estuve entre quienes, por un tiempo, odiaba la navidad, por las razones ya expuestas líneas arriba y otras más. Pero a todo ser humano, el tiempo y los golpes de la vida pueden hacerlo cambiar de pensamiento y adoptar nuevas ideas. Eso me pasó, confieso que aprendí más.

Hoy pienso que las cosas materiales no hacen la felicidad. Sino el tiempo que pasamos con los seres que queremos, es decir, nuestros padres, hermanos, amigos, el novio, la novia, etc. La navidad es el momento de pensar: ¿cuánto hicimos en el año por ellos? ¿Solo nos acordamos y le dimos tiempo a ellos el día de navidad o fueron varios momentos en el año? Cada quien, sabrá lo que hizo. Y ese juzgamiento individual, ese pequeño momento mágico donde uno se auto evalúa y comprende qué hizo bien, qué hizo mal y qué puede mejorar. Ese es lo mágico de la navidad.

Visto de este modo, pensar la navidad sigue siendo celebrar el nacimiento de Jesús. Y Jesús es amor. Y el amor implica tiempo dado para el amor. Entonces la navidad también celebra el tiempo dedicado al amor, en el sentido más amplio de la palabra. Amor que implica dedicación, compromiso, aprendizaje, reflexión.

Entonces vamos comprendiendo que la celebración de navidad puede implicar muchas formas de celebrar, y todas son válidas, creo yo, si es que tiene por centro el amor. Si todo gira en torno al amor, valió celebrar el nacimiento de Jesús. Si la navidad fortalece la unión familiar y los lazos de amistad, valió la pena la navidad.

Habrá también personas que no tienen familia. Algunos, un poco más afortunados la pasarán en la casa de algún amigo. Otros, como algunos indigentes, abandonados, refugiados, presos o locos, no tienen a nadie con quien compartir en cada navidad. Esos sufren. Me pregunto: ¿Quién se acuerda de ellos en el anonimato? ¿Cómo pasan su navidad estas personas?

Considero que la navidad debería concebirse como un principio democrático y ciudadano: no es plena si no es para todos. Si se trata de amor, también deberíamos compartir un poco con aquellos, los marginados, los apestados, los olvidados, los nadie. Pero compartir en anonimato. Sin presumir. Solo amor. Solo dar.

Si la navidad es vanidad, no es. Porque si navidad es amor, el amor no es pedante, es sencillo. El amor no es una guerra donde unos ganan y otros pierden. El amor no es presumir que tú puedes más y el otro un incapaz. No.

La navidad no puede ser usada para llenar vacíos existenciales de individuos mutilados emocionalmente. La navidad es más que eso. Si es vanidad, no es navidad.

Será por eso que la navidad la disfrutan mejor los niños, quienes tienen el corazón un poco más limpio de egoísmos e intereses estúpidos. Los niños de corazón noble pueden enseñarnos mucho en ese sentido. Valorar su capacidad de perdón y el valor que le dan a las emociones, principalmente al amor.

En suma, no se trata de cuanto presumes, sino de cuanto has dado y sigues dando por tu familia, por tus amigos, por tu prójimo, por los seres que amas. La navidad es momento de evaluación, de compartir, no de presumir. O como diría Séneca: lo que se finge pronto revelará su verdadera naturaleza. Por eso repito: si es vanidad, no es navidad.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: