SEDALIB empresa pública local

Trabajadores-de-Sedalib

Por: Percy J. Paredes Villarreal

La implementación de las políticas neoliberales en nuestro país;   trajo como consecuencia la privatización de las empresas públicas, el arrinconamiento del Estado y la apertura al mercado; queriendo demostrar que todo lo privado es mejor que lo público. Haciendo entender que el fin supremo es el individuo y lo privado.

Ideológicamente, desde esa etapa, se ha motivado a que la ciudadanía tenga una mirada distinta, y apueste por lo privado en los diferentes sectores como: educación privada, salud privada, seguridad privada, servicios privados, etc.; ya que, para muchos ideólogos neoliberales, el Estado y los sectores públicos estaban en la incapacidad de poder brindar un servicio eficiente, eficaz y de calidad.

Hacia ese fin se orientó la política, la economía, los servicios, donde la sociedad se volvió más consumistas; pero, este proceso duro poco tiempo. Ya que, se comenzó a entender la importancia del Estado dentro de la sociedad como ente regulador, como promotor del desarrollo, de las políticas sociales y de la inclusión social con igualdad para todos.

En estos últimos años, nuevamente se viene entendiendo la importancia de lo público, como un elemento fundamental para el desarrollo del país, de la región y de los territorios. Con esto no se tiene porque ignorar el rol que cumple el sector privado dentro de los diversos rubros de la economía, de los aspectos sociales y del servicio de prestación a la ciudadanía.

Es más considero que el Estado debe ingresar al mercado a competir con los servicios que debe brindar el sector privado; donde los que no tienen muchos recursos puedan tener acceso a un servicio público de calidad.

Partiendo de esa premisa, a nivel de la provincia de Trujillo, encontramos un fuerte cuestionamiento al servicio del agua, que viene brindando una entidad que se encuentra en manos del sector público, y que supuestamente está en crisis; motivo por el cual,  existen cuatro salidas o alternativas para su respectiva administración, estas son: 1) Pueden ser administrado por el propio Estado, transfiriendo al gobierno local su atención; 2) Transferirlo a la ciudadanía mediante la conformación de las Juntas Administradoras de Agua Potable (JAAP); 3) darle en concesión a una empresa privada; y por último 4) privatizar el servicio de agua potable.

Dentro de este aspecto, en la ciudad de Trujillo, el servicio del Agua Potable está siendo administrado por las Instituciones Públicas que han conformado un Directorio, cuyo mayor accionista es la Municipalidad Provincial de Trujillo; lo cual le da la atribución de colocar al Gerente de esta empresa de servicio público, y a la vez ser administrado como si fuese una empresa privada.

En estos últimos años, la administración de este servicio está trayendo graves consecuencias económicas, demostrando la poca rentabilidad y ganancias obtenidas. Motivo por el cual, existe presión desde el sector empresarial, que exige y busca su privatización; como del sector laboral y de la sociedad civil, que no está de acuerdo con la privatización.

Por lo que, hay una presión permanente por ambos lados para que el Alcalde Provincial de Trujillo, tome una decisión. Para ello, se viene generando opiniones de muchos profesionales, pronunciamientos del sector privado, movilización por parte de los trabajadores y de las organizaciones sociales. Pero, ninguno de los dos sectores está planteando alternativas de solución.

Por lo tanto, se debe considerar y tomar en cuenta lo siguiente:

  1. Demostrar que las empresas públicas de servicios, también pueden ser administradas en forma eficiente y eficaz, por parte del gobierno local. Buscando en todo momento la calidad del servicio.
  2. El Alcalde mediante su Gerente de la Empresa SEDALIB, debe informar y dar a saber la situación del Servicio de Agua Potable a la ciudadanía Trujillana.
  3. Elaborar un plan de repotenciamiento de la empresa y del Servicio, que permita recuperar o comenzar a incrementar la recaudación reduciendo la cantidad de morosos. Involucrando a los diversos actores locales, dentro del proceso de elaboración, implementación, seguimiento, monitoreo, evaluación y sistematización.
  4. Implementar una política de sensibilización y compromiso de los contribuyentes para que puedan nivelar y saldar sus deudas.
  5. Conversar, persuadir y comprometer a los trabajadores, en el mejoramiento del servicio del Agua potable.

A partir de ello, se puede demostrar que también los gobiernos locales si están en la capacidad de poder administrar los servicios públicos. He allí el gran reto del Alcalde Provincial Elidio Espinoza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: