Mujeres se convierten en expertas panaderas con asesoría que reciben en Tambo Nuevo San Martín

  • El emprendimiento, impulsado por el Programa Nacional PAIS del Midis y el Gobierno Regional de San Martín, prevé vender hasta mil panes diarios en distrito de Pólvora.

Son mujeres empoderadas y con visión de negocio. Cerca de 15 mujeres y madres de familia de la provincia de Tocache, en la región San Martín, lanzaron con éxito su emprendimiento dedicado la producción y venta de panes artesanales, logrando vender en su primer día, más de 400 unidades a sus vecinos del distrito de Pólvora.

Este negocio, que les permitirá mejorar su calidad de vida y la de sus familias, es impulsado por el Programa Nacional PAIS, del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), a través de su Tambo Nuevo San Martín, donde se les brinda la asesoría y el acompañamiento para formalizar su emprendimiento con la creación de una asociación de mujeres panificadoras.

Como parte de este apoyo, la Dirección Regional de Inclusión e Igualdad de Oportunidades del Gobierno Regional también les entregó harina, huevo, manteca y todos los insumos e implementos para la elaboración del pan piso por las siguientes dos semanas. Cabe resaltar que, ante la gran acogida de estos productos en las comunidades rurales, se prevé duplicar y hasta triplicar la producción hasta llegar a los mil panes por día.

Para cumplir esta meta, se han organizado tres equipos. El primero se encargará de la preparación y el proceso de amasado, división y formación del pan en el Tambo. El segundo grupo supervisará la cocción y el horneado de los panes en un horno artesanal que una de las mujeres posee en su casa. Mientras que el tercer grupo de emprendedoras, se encargará de comercializar los panes cada mañana.

De manera paralela, el gestor institucional del Tambo ha coordinado con el municipio distrital la colocación de una caseta de venta de panes y el desarrollo de escuelas gastronómicas e inclusión financiera para fortalecer las capacidades de este grupo de mujeres que han sufrido violencia familiar en los últimos años.

“Estamos muy contentas con el inicio de la producción de nuestros panes. La idea es que nosotras podamos generar nuestros propios ingresos para poder desarrollarnos. Agradecemos al programa PAIS y al gobierno regional por el apoyo que nos han brindado y los insumos para hacer realidad este emprendimiento”, expresó Marfisa Huachez, una de las beneficiarias.

Finalmente, como parte de la articulación que impulsa el programa social del Midis, las ONG Paz y Esperanza y Estrategia Rural vienen brindándoles soporte psicológico y, a través de Devida, se viene coordinando la entrega de mejores equipos para la producción de los panes artesanales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: