Mónica e Iván: Una nueva cultura para amar

Dibujo [540 x 480]

Por: Crisanto Gómez, Fidel

Antropólogo

 Esta nueva telenovela de la vida real nos empuja a volver a mirarnos a nosotr@s mismos. El amor en estos tiempos ha cambiado, y mucho, no importa si sois profesional,  vedette, político o premio nobel, al final,  somos seres humanos. No solo pasa en Perú, sino que  este tipo de cultura se ha impuesto en el mundo. Mónica Cabrejos denunció haber perdido un hijo de Iván Thays, y todo se enciende, las redes sociales explotan con comentarios que tienen el mismo gen: ¿Ella dice que la abandonó porque no quiso casarse con ella o tener una relación formal luego de salir embarazada? El compromiso del padre y de la madre es con el hijo solamente,  eso es lo mas machista de parte de una mujer. Todo es por dinero nada más”.

La autora del libro “Ni santa, ni puta” (Mónica Cabrejos) como el ex –conductor del programa Vano Oficio no pidieron ni permiso, ni nos contaron sobre su encuentro con eros, pero pasado el tiempo la joda de siempre; convertir  su “amor” en marketing. La comunicadora social Patricia del Río arremete contra los “bichos con dos patas” y dice; Nuestra palabra no vale nada porque somos todas unas zorras. Porque somos todas putas. Las redes sociales vuelven a reventar y se leen: machistas, simios, acaso no salieron de una mujer, malditos.

 Ellas hicieron de todo, ellos también. La meta de ayer y siempre será amar, seguiremos dibujando corazones, regalando peluches y desangrándonos.  Los antropólogos sociales estamos estudiando un tipo de cultura que empuja a millones de personas a no pensar y solo pasarla bien. A gozar sin compromisos, a fortalecer el lazo de los “amig@s con derecho”. A abrir las puertas de nuestros corazones a titirimundi…pero podemos observar que a pesar de tenerlo todo sentimos que no somos felices.

¿Por qué hay tantos hogares desdichados? ¿Por qué son destruidos por la discordia, la separación y el divorcio?, para algunos son  los hogares sin Dios. ¿Lo contrario  sería la felicidad?  La ola de liberalidad sexual nos ahoga, desde el sitio donde estemos tenemos el deber no solo de aceptarla sumisamente sino entenderla, comprenderla. No somos profetas del “no amor” pero tampoco basta con decir “que el amor está intacto como en antaño”.  Amig@s con derecho es nuestra realidad, puede estar en nuestros hogares, trabajo, vecindad, puede ser la mirada maliciosa o ansiosa, puede ser el proceso químico que se escapa y que se estrella con nuestra moral, la mano ligera que roza con saña cuando lo permitimos. Amig@s con derecho  es el signo de nuestra época. La dictadura del nihilismo.

Nos hemos propuesto comprender un tipo de amor desde la mentira, hipocresía, dolor, porque si lo logramos, entenderemos una nueva cultura para amar que nos acompañara por muchos años y reducirá suicidios, laceraciones y venganzas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: