La Libertad se encuentra preparada para combatir un posible brote de cólera

Luego del terremoto en Ecuador, nos encontramos en alerta amarilla por el Vibrio cholerae

Debido al terremoto que hace poco atravesó Ecuador, en donde miles de vidas enlutaron el país, sus redes sanitarias han colapsado y en nuestro país se ha dado alerta amarilla por brote de cólera, sin embargo, la Gerencia Regional de Salud- La Libertad ya empezó con las acciones inmediatas de prevención contra el bacilo Vibrio cholerae, virus que causa este mal, y se encuentra en la capacidad de combatirlo.

Lo primero que se ha visto es si todas las redes y centros de salud se encuentran equipadas con el material necesario para tratar el cólera, y así es, en efecto se cuenta con electrolitos, antibióticos, insumos de bioseguridad como los guantes, y demás, manifestó el gerente regional de salud, Dr. Luis Arteaga Temoche.

En La Libertad no ha habido un brote de cólera desde el año 1996, debido a una estricta vigilancia sanitaria, que se reforzará en estos días en cada centro de salud, capacitando al personal encargado en vigilancia epidemiológica.

A su turno, el epidemiólogo de la Geresa, Dr. Manuel Agreda, explicó que lo principal que se debe realizar en esta situación es prevenir la enfermedad lavándonos bien las manos, las verduras y frutas se deben lavar usando lejía y agua proporcional a lo que lavaremos por un lapso mínimo de 20 minutos.

El especialista enfatizó el uso de agua hervida, no filtrada o purificada, como en algunas casas se usa, sino debidamente hervida, ya que es la única forma de que el bacilo no infecte el agua.

Debido a que existe un corredor turístico entre Ecuador y la costa del Perú, estas zonas son las que deben priorizar en estrategias de prevención, ya que es una enfermedad diarreica muy virulenta que afecta a niños y adultos y puede ser mortal en cuestión de horas de no ser tratada debidamente.

DATOS

Aproximadamente el 80% de las personas infectadas con V. cholerae no presenta ningún síntoma, a pesar de que el bacilo está presente en sus heces fecales durante 1 a 10 días después de la infección y vuelven al medio ambiente, donde pueden infectar a otras personas.

En el 80% de las personas que presentan síntomas estos son de leves a moderados; un 20% padece diarrea acuosa aguda con deshidratación grave. Si no se da tratamiento, esta puede ocasionar la muerte.

Las personas con inmunidad reducida, como los niños desnutridos y los enfermos de sida, corren un riesgo mayor de morir si se infectan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: