La Clínica Cleveland desarrolla un brazo biónico que mejora la calidad de vida de los pacientes con amputaciones

El novedoso sistema permite restablecer los comportamientos naturales del paciente combinando el control motor intuitivo con la sensación de tacto y movimiento de la mano

Martes 5 de octubre de 2021, CLEVELAND: Investigadores de la Clínica Cleveland han diseñado un brazo biónico para pacientes con amputaciones de extremidades superiores que, por primera vez, permite a los usuarios pensar, comportarse y funcionar como una persona sin ninguna amputación, según los nuevos resultados publicados en Science Robotics.

El avanzado brazo protésico experimenta la sensación de movimiento de agarre, el tacto en las yemas de los dedos, y se controla intuitivamente con el pensamiento. Los marcadores reflectantes en los brazos y el cuerpo de los usuarios ayudan a una computadora a ver sus movimientos en un entorno 3D, mientras que las gafas permiten a una computadora ver exactamente lo que ellos ven.

El equipo de investigación internacional, dirigido por la Clínica Cleveland, desarrolló el sistema biónico que combina tres funciones importantes: control motor intuitivo, cinestesia de tacto y agarre, sensación intuitiva de abrir y cerrar la mano. Entre los colaboradores se encuentran la Universidad de Alberta y la Universidad de New Brunswick, en Estados Unidos.

«Modificamos una prótesis estándar con este complejo sistema biónico que permite a los usuarios mover su brazo protésico de forma más intuitiva y experimentar sensaciones de tacto y movimiento al mismo tiempo», dijo el investigador principal, el doctor Paul Marasco, profesor asociado del Departamento de Ingeniería Biomédica del Instituto de Investigación Lerner de la Clínica Cleveland. «Estos hallazgos son un paso importante para proporcionar a las personas con amputación la restauración completa de la función natural del brazo».

El sistema es el primero en probar las tres funciones sensoriales y motoras de una interfaz neural-máquina a la vez en un brazo protésico. La interfaz neural-máquina se conecta con los nervios de la extremidad del usuario. Eso permite a los pacientes enviar impulsos nerviosos de su cerebro a la prótesis cuando quieren usarla o moverla, y recibir información física del entorno y transmitirla de nuevo a su cerebro a través de sus nervios.

La retroalimentación y el control bidireccional del brazo artificial permitieron a los participantes del estudio realizar tareas con un grado de precisión similar al de las personas sin ninguna discapacidad.

«Quizá lo que más nos entusiasmó fue saber que hacían juicios, tomaban decisiones y calculaban y corregían sus errores como una persona sin amputación», dijo el Dr. Marasco, quien dirige el Laboratorio de Integración Biónica. «Con el nuevo miembro biónico, las personas se comportaban como si tuvieran una mano natural. Normalmente, estos comportamientos cerebrales son muy diferentes entre personas con y sin prótesis de miembro superior.» El Dr. Marasco también trabaja en el Centro de Epilepsia Charles Shor de la Clínica Cleveland y en el Centro de Tecnología de Plataformas Avanzadas del Centro Médico de Cleveland VA.

Los investigadores probaron su nuevo miembro biónico en dos participantes del estudio con amputaciones de las extremidades superiores que se habían sometido previamente a una reinervación sensorial y motora dirigida -procedimientos que establecen una interfaz neural-máquina redirigiendo los nervios amputados a la piel y los músculos restantes. Debido al reducido tamaño del estudio, será importante realizar investigaciones adicionales.

LRI-Calhoun-2103409_Marasco Lab_04-07-21

En la reinervación sensorial dirigida, al tocar la piel con pequeños robots se activan los receptores sensoriales que permiten a los pacientes percibir la sensación del tacto. En la reinervación motora dirigida, cuando los pacientes piensan en mover sus extremidades, los músculos reinervados se comunican con una prótesis computarizada para que se muevan de la misma manera. Además, unos pequeños y robots potentes hacen vibrar los receptores sensoriales cinestésicos de esos mismos músculos, lo que ayuda a los usuarios de prótesis a sentir que su mano y su brazo se mueven.

Mientras utilizaban la prótesis avanzada, los participantes realizaron tareas que reflejan comportamientos básicos y cotidianos que requieren la funcionalidad de la mano y el brazo. Con sus nuevas herramientas de evaluación avanzada, los investigadores evaluaron el rendimiento de la extremidad biónica en comparación con el de las personas sin discapacidad y las personas con amputaciones que tienen dispositivos protésicos tradicionales. También compararon cómo les iba a las personas con la prótesis avanzada cuando las tres modalidades sensoriales y motoras se habilitaban juntas frente a las individuales.

Según el Dr. Marasco, debido a que las personas con prótesis tradicionales no pueden sentir con sus extremidades, se comportan de forma diferente a las personas sin amputación al realizar tareas de la vida diaria. Por ejemplo, los usuarios de prótesis tradicionales deben vigilar constantemente su prótesis mientras la utilizan y tienen problemas para aprender a corregir los errores cuando aplican demasiada o poca fuerza con la mano.

Con el nuevo brazo artificial y las avanzadas herramientas de evaluación, los investigadores pudieron comprobar que las estrategias cerebrales y de comportamiento de los participantes del estudio cambiaron para adaptarse a las de una persona sin amputación. Ya no necesitaban vigilar su prótesis, podían encontrar las cosas sin mirar y podían corregir sus errores con mayor eficacia.

«En la última década, o dos últimas décadas, los avances en prótesis han ayudado a los usuarios a conseguir una mayor funcionalidad y a gestionar su vida diaria por sí mismos», dijo el Dr. Marasco. Por primera vez, las personas con amputaciones de las extremidades superiores pueden volver a «pensar» como una persona sana, lo que ofrece a los usuarios de prótesis nuevos niveles de reintegración en la vida diaria.

Más allá de este estudio, las nuevas mediciones de resultados relacionadas con el comportamiento y la funcionalidad del cerebro que el equipo internacional desarrolló para evaluar el sistema biónico pueden aplicarse a cualquier prótesis o déficit de la extremidad superior que implique sensación y movimiento.

– FIN –

Notas:

El estudio fue financiado en parte por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa, una rama de investigación y desarrollo del Departamento de Defensa. En 2018, el Dr. Marasco publicó un artículo seminal en Science Translational Medicine sobre un nuevo método para restaurar la sensación de movimiento natural en pacientes con brazos protésicos.

 

About Cleveland Clinic

Sobre la Clínica Cleveland

La Clínica Cleveland -en su centenario- es un centro médico académico de múltiples especialidades sin fines de lucro que integra la atención clínica y hospitalaria con la investigación y la educación. Situada en Cleveland (Ohio), fue fundada en 1921 por cuatro médicos de renombre con la visión de ofrecer una excelente atención al paciente basada en los principios de cooperación, compasión e innovación. La Clínica Cleveland ha sido pionera en muchos avances médicos, como la cirugía de bypass coronario y el primer trasplante de rostro en Estados Unidos. El U.S. News & World Report nombra constantemente a la Clínica Cleveland como uno de los mejores hospitales del país en su ranking anual «America’s Best Hospitals». Entre los 70,800 empleados de la Clínica Cleveland en todo el mundo hay más de 4,660 médicos e investigadores asalariados, y 18,500 enfermeras registradas y proveedoras de práctica avanzada, que representan 140 especialidades y subespecialidades médicas. La Clínica Cleveland presenta un sistema de salud con 6,500 camas que incluye un campus principal de 173 acres cerca del centro de Cleveland, 19 hospitales, más de 220 centros ambulatorios y locales en el sureste de Florida; Las Vegas (Nevada); Toronto (Canadá); Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos) y Londres (Inglaterra). En 2020, hubo un total de 8,7 millones de visitas ambulatorias, 273,000 ingresos y observaciones hospitalarias y 217,000 casos quirúrgicos en todo el sistema de salud de la Clínica Cleveland. Los pacientes acudieron a recibir tratamiento desde todos los estados y 185 países. Visítanos en clevelandclinic.org. Síguenos en twitter.com/ClevelandClinic.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: