Interesa al pueblo candidatos con sesgo izquierdista

Por: Amaro Rodríguez S.

Candidatos con cierta ideología en la praxis pro vulnerables sin extremismo

Tras el descalabro del partido aprista  peruano sufrido este año, a causa de una sostenida suma de traiciones cometidas por una cúpula entronizada, con postas en el arte de traicionar a sus compañeros y enriquecerse con el dinero público,  lapidaron una ideología y doctrina del partido por el que murieron miles de peruanos compañeros fusilados. Hoy se da este macabro escenario a escasos tres años para cumplir el primer centenario de su fundación del APRA en 1924, hecha por Víctor Raúl Haya de la Torre.

En estas elecciones generales no participará el PAP,  lamentable realidad cívica para el partido político Alianza   Popular Revolucionaria Americana (APRA), fundada en indo América  por Haya de la Torre, para desmarcarse con el comunismo soviético, como también la insurgencia cívica de los mexicanos, en marzo de 1929 fundaron el Partido Revolucionario Institucional (PRI), hoy en el Poder mexicano.

Si el líder Haya de la Torre o el “cachorro”, Manuel Seoane estuvieran vivos, seguro que condenarían a los traidores que usurparon el nombre del APRA para vivir de sus compañeros, como llamó Haya de la Torre por la fraternidad generada alrededor de una ideología política, seguramente esos líderes primigenios,  habrían dispuesto fusilarlos, con el visto bueno de Luis Alberto Sánchez.

En estas elecciones más de una veintena de candidatos a la presidencia de la República del Perú, quienes lideran organizaciones políticas sin presencia de ideologías, ni doctrina política que los argamase, o tenerlos tenuemente como Acción Popular, o Democracia Cristiana, no ofrecen al pueblo peruano garantía para cumplir palabras que se los lleva el viento, promesas y presuntos planes de gobierno quedan como papel mojado y  la administración se mueve en dirección de vientos  más favorables previamente incentivados.

No estamos en un  escenario con vocación política casi generalizada por un giro inmediato a la izquierda radical, solo nos encontramos condenados a elegir al mejor en esta variopinta de candidaturas casi todas de centro derecha, nos queda como la mejor opción a favor del pueblo, elegir a la persona que por su comportamiento personal y hoja de vida, demuestre tener un sesgo ideológico hacia la izquierda, que de alguna manera es garantía de servir a los sectores más vulnerables, como lo recomienda una la democracia.

Solo el aplomo de una candidato que haya demostrado don de servicio, defensa de las causas populares, nos indicaría que esos  candidatos  merecen nuestro voto a excepción de quienes por su posición económica darán su voto por los que garanticen sus particulares interese , que son los candidatos de centro derecha,  hoy buscan la manera de engañar a los su fragrantes populares, no olvidemos, que “por la plata, baila el mono”. Esos monos de antiguos organilleros que bailan al son de la música y sacan un papel con la suerte para el que paga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: