ColumnistasOpiniónTendenciaTrujillo

IMPACTO NEGATIVO DEL COMERCIO INFORMAL EN TRUJILLO

Por: Mg. Horacio Alva Villarreal

El rápido crecimiento del comercio ambulatorio en las calles del centro histórico de Trujillo, ha tenido un impacto negativo en la preservación de la arquitectura colonial y en la experiencia de los visitantes. Las calles aledañas al primer aro vial de la ciudad, se ven obstruidas por puestos de venta informal, lo que dificulta la circulación peatonal y vehicular, además de afectar la estética del lugar.

Además, el comercio ambulatorio en el centro histórico de Trujillo ha generado problemas de seguridad para los transeúntes, ya que los vendedores informales ocupan aceras y espacios públicos, creando zonas de congestión y facilitando la comisión de actos delictivos. Esto genera una permanente sensación de inseguridad en la población y en los turistas que visitan la ciudad.

Otro impacto negativo del comercio ambulatorio en el centro histórico de Trujillo es la competencia desleal que genera para los comerciantes formales establecidos en la zona. Los vendedores informales ofrecen productos a precios más bajos al no cumplir con los impuestos y regulaciones comerciales, lo que afecta la economía de los comerciantes legales y desincentiva la formalización de sus negocios.

Además, el comercio ambulatorio en el centro ha contribuido a la generación de residuos sólidos y a la contaminación ambiental, ya que muchos vendedores informales no cuentan con un sistema de recolección de basura y desechan sus desperdicios en la vía pública. Esto afecta la limpieza y el orden de la ciudad, así como la salud de sus habitantes.

Pese a esta problemática social, la actual gestión del alcalde Mario Reyna, viene gestionando diversas reuniones de coordinación entre los directivos de los comerciantes informales y las gerencias respectivas a fin de llegar a un acuerdo único que garantice la libre transitabilidad y la limpieza de las calles del centro histórico.

En resumen, el comercio ambulatorio en las calles del centro histórico de Trujillo ha tenido un impacto negativo en la preservación del patrimonio arquitectónico, la seguridad ciudadana, la economía local y el medio ambiente. Es necesario implementar medidas de regulación y control para mitigar estos efectos perjudiciales y promover un desarrollo sostenible en la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *