Hospital Primavera: tres años aplicando modelo innovador de atención en salud

IMG_5617 [540 x 480]

El respeto al paciente es su filosofía principal

Gracias a su visión y experiencia en la administración pública, especialmente en el sector Salud, donde fue gerente de EsSalud – La Libertad, Manuel Llempén Coronel le dio a Trujillo una excelente alternativa a la población que busca atenderse en un hospital sin pasar un vía crucis por el hacinamiento, falta de personal, equipamiento e infraestructura, pero básicamente de calidez en la atención en los centros asistenciales.

Hace tres años creó el Hospital Primavera, que esta semana desarrolla diversas actividades de integración, proyección social, capacitación y de entretenimiento, concluyendo el sábado 4 de julio con el 1er. Certamen Miss Hospital Primavera y Concurso de Canto y Coreografía, desde las 8:00 p.m.; y el domingo 5, con desfile en la Plaza de Armas y almuerzo de confraternidad en conocido restaurant de Moche.

“El secreto del éxito está en el modelo innovador aplicado, en la atención personalizada y de calidad que se ofrece gracias al excelente equipo profesional que tenemos, sin descuidar el tema de precios por servicios, que son los más bajos del mercado”, precisa, el ingeniero químico de profesión y magister en administración de empresas.

Ha hecho realidad su sueño: Ofrecer atención primaria de calidad a precio justo. El Hospital Primavera tiene 26 especialidades, laboratorios, rayos x y resonancia magnética. Ofrece unas 1,200 consultas por día y en laboratorios y placas se cobra la mitad de los precios de mercado. El paciente elige el médico que lo atenderá o día y hora para consulta.

En sus tres años el hospital atendió un millón 700 mil pacientes y genera mano de obra directa para 220 personas. La calidad del servicio atrajo a pacientes de otras regiones. Todos los días, por ejemplo, se atiende a unas 70 a 80 personas que llegan de Chimbote. “De otras regiones han pedido que llevemos este modelo a sus ciudades”, refiere Llempén.

La presencia del Hospital Primavera ha exigido que la inversión privada en salud se preocupe por renovar su equipamiento, infraestructura  y calidad de atención, además ha sido motivo para el ingreso de nuevas clínicas particulares, agrega Llempén.

Gracias a la alta tecnología de los equipos que utilizan, de la marca alemana Siemens, los pacientes que atienden en rayos X y resonancia magnética reciben menor radiactividad, por ser menor a la de los equipos convencionales.

“Tengo una experiencia exitosa en la gerencia del Seguro Social, donde encontré un sistema rígido que no permitía atender a la personas con cierta flexibilidad, cubriendo totalmente sus expectativas”, precisa.

Había limitaciones en el sistema. La accesibilidad es el primer gran problema. El que no es un trabajador formal no puede acceder a un servicio en el seguro social y el que ingresa tiene mucha trabas, por ejemplo, si quiere solicitar una cita médica con un especialista, ésta no es atendida de manera oportuna, se la programan después de varias semanas y si tienen que hacerle algunos análisis éstos no concuerdan con la fecha de atención del paciente o se pierde la cita. “Hay una insatisfacción total del paciente. Otro aspecto importante es que el sistema no cuenta con equipamiento adecuado y el servicio, a la postre, es deficiente”, dijo.

Recuerda que en Europa, en España, específicamente, observó un mix en el que la administración pública seguía manteniendo la rectoría o manejo del sistema de atenciones de salud, pero era la inversión privada la que entraba a ofrecer un mejor servicio. En Trujillo, la inversión privada, osea las clínicas particulares, mejoraron la atención al paciente, pero tienen el gran problema del alto costo de sus servicios.

“De todo esto generé un nuevo modelo en el que nos propusimos el respeto al paciente como filosofía principal del modelo y a la vez darle una atención de calidad. Mi gran preocupación siempre fue y es el eje nuestra atención el paciente. Por eso es que contraté a arquitectos para que el edifico que habíamos elegido sea un hospital pero que no ‘huela’ a hospital, que tenga otra apariencia y logramos una arquitectura ideal”, agrega Llempén.

Recuerda que hace tres años comenzó cobrando por las consultas solo 10 soles y hubo aceptación inmediata de la población. Cumplimos con ese gran objetivo que teníamos: Dar la mejor calidad de servicio y muchísimo respeto por el paciente. Por eso nuestra visión es ser un hospital con pacientes “encantados”.

No teníamos una obsesión por vender sino pasión por servir y creo que eso nos está llevando al éxito. El paciente ve que estamos interesados en él, en la persona humana y eso permite que tengamos muy buena aceptación. Habíamos planificado que si le damos un precio de consulta con especialistas a bajo costo íbamos a tener una gran cantidad de demanda y que eso iba a beneficiar la cantidad de atendidos en cada especialidad.

“Aquí tenemos una nueva modalidad de remuneración para los profesionales, quienes están igual que como en las clínicas. Los remuneramos de acuerdo a su producción de consultas, la que es para ellos, para los médicos, para los especialistas, y ellos dejan un porcentaje a la administración para el pago de servicios y del personal que administra y permite que el sistema continúe”, explicó, añadiendo finalmente que este año estarán en Chimbote y posiblemente también se habrá un Hospital Primavera en Chiclayo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: