Fenómeno de El Niño, datos a tener en cuenta

11066647_363477427178379_1644269654309287809_o [540 x 480]

Ante la confirmación del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú (SENAMHI) que entre mayo y junio de este año se presentará de manera leve en las costas del Perú el fenómeno de El Niño y que la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) confirmara que ya está en las costas de Sudamérica y de Norteamérica, la Gerencia Regional de Defensa Nacional, a cargo de Roger Torres Mendoza, recuerda anotaciones sobre el tema.

El Niño es un fenómeno meteorológico erráticamente cíclico, es decir, que aparece sin una frecuencia determinada, en ciclos de tres a ocho años. Este afecta principalmente a Sudamérica, en las costas del Pacífico y consiste en un cambio de patrones en el movimiento de las corrientes marinas, provocando una superposición de aguas cálidas sobre las aguas frías que caracterizan a la corriente del Humboldt.

Los pescadores del puerto de Paita, al norte de nuestro país, lo bautizaron como ‘El Niño’, en referencia a Jesucristo. Esto se debe a que durante algunas temporadas, el agua de las costas del Pacífico se calentaba en épocas navideñas.

Las consecuencias de este fenómeno en América del Sur, debido a las alteraciones en la corriente del Humboldt, conllevan a pérdidas pesqueras en ciertas especies, y el incremento o aparición circunstancial de otras.

El Niño tiende a generar intensas formaciones de nubes, períodos de gran humedad, baja presión atmosférica, lluvias torrenciales, pérdidas agrícolas, olas de calor y violentos desplazamientos de tierra o huaicos. Este fenómeno puede significar la pérdida económica de actividades primarias. Además, ante el peligro inminente de los huaicos, puede conllevar al daño o destrucción de viviendas, infraestructura pública y la pérdida de vidas humanas.

La última vez que el fenómeno se dio en nuestro país, fue entre los años 1997 y 1998. Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad e Ica fueron los más afectados en esa ocasión.

RECOMENDACIONES

Torres Mendoza dio a conocer, igualmente, algunas recomendaciones para prevenir, evitar o mitigar posibles daños a consecuencia de las lluvias que se prevé ocurran: Revise el estado de su techo o azotea y manténgalos limpios, es preferible protegerlos con una capa de concreto con pendiente hacia el ducto de desfogue de agua.

Si tu vivienda tiene techo a dos aguas, instala canaletas para el desfogue de éstas, orientándolas hacia una zona de evacuación o drenaje. Procura limpiar la azotea y sus desagües, así como la calle y sus drenajes para que no se tapen con basura. Si comienza a llover de manera torrencial, es probable que ocurra una inundación.

Si tu techo es de esteras protégelo con plástico dándole una pendiente para la evacuación de aguas. Si tu vivienda se encuentra cerca de algún cauce, cuenta con sacos de tierra o arena para evitar el ingreso de agua. Evite circular en coche durante las lluvias fuertes y si fuera imprescindible extreme las precauciones, moderando la velocidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: