Escombros de techo de casona que cayó a la calle han sido retirados por agentes de Seguridad Ciudadana de Trujillo

Techo de

Agentes de Seguridad Ciudadana de Trujillo han retirado los escombros del techo de una vetusta casona del centro histórico, que colapsó debido al viento fuerte que ha soplado la tarde de este lunes, dejando regados en la pista y vereda los restos de madera y calaminas de plástico del tejado.

Además, los agentes ediles han tenido que desviar el tráfico de vehículos y acordonar la zona para mantener alejados del peligro y proteger a los transeúntes, que a pesar del riesgo existente insistían en transitar por el lugar.

Según un informe alcanzado al gerente de Seguridad Ciudadana y Defensa Civil de la Municipalidad Provincial de Trujillo, David Figueroa Armas, la emergencia se ha producido minutos después de las cinco de la tarde de este lunes, en el antiguo predio ubicado en el jirón San Martín 444, en el centro histórico, a solo una cuadra de la plaza de armas.

Los agentes ediles explican que apenas colapsó el techo de la casona, han acudido al lugar para ayudar en las labores de emergencia, constatando que dos vehículos de servicio público de pasajeros habían sido afectados por esquirlas del tejado y tomando conocimiento, por versión de testigos, que al menos tres personas habían sido alcanzadas por algunas astillas, quienes, por precaución, habrían acudido por sus propios medios al hospital Belén, entre ellos el conductor de uno de los taxis.

Los vehículos que sufrieron daños son un Toyota negro, con placa de rodaje T2W-136, de la empresa de taxis Eti Especial, conducido por Eduardo Abanto Huamán, que resultó con el parabrisas roto, y otro Toyota negro, con placa T3F-049, de la empresa Taxi Gran Marquez, manejado por Alex Briceño Sánchez, que quedó con abolladuras en la carrocería.

El reporte de los agentes de Seguridad Ciudadana de Trujillo añade que ambos conductores se trasladaron con sus vehículos a la Comisaría Ayacucho, para registrar la denuncia correspondiente. Allí, manifestaron que por información de uno de los guardianes de la casona, el predio se encuentra deshabitado desde hace varios meses y pertenecería a una familia de apellido Mannucci.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: